Sensaciones extrañas

Un día de Junio atípico, por mi perfecto con nubes y algo de lluvia y sobretodo fresco.

En general el ambiente es extraño, con mascarilla y bares abiertos. Las noticias ya no es solo Coronavirus, las prisas por parecer el país más seguro para ganar la batalla del turismo, parece como si el virus fuera como ofrecer comida sin gluten.

Supongo que más gente le pasan ideas así por la cabezas, yo ya estoy acostumbrado a mis altibajos, a mis miedos y manias. Tanto tiempo con sensación de ser un perro atado a una farola, ahora con más libertad, pero solo suelto a ratos, dónde mejor me encuentro como siempre en la naturaleza, allí siempre me siento acompañado y seguro.

Mi personalidad es un poco contradictoria, me encanta conversar y se me pasan las horas hablando, pero por otra parte no me gusta ver demasiada gente. Soy de pequeño comité, donde saco partido a toda mi potencia verbal, mi capacidad para conversar y disfrutar de casi cualquier tema, vivir con intensidad la conversación, vivir la historia que me cuentan, siempre mucho más idílica en mi mente, claramente tiende a idealizar.

Que fácil es resolver problemas en la conversación, pero realizar esos cambios en la vida real no es tarea tan sencilla. Como se viaja virtualmente cuando un narrador te describe un lugar que le gusta, como imaginas lo bien que está en ese lugar e intentas meterse en su piel, ya no eres tú y parece que sus problemas no lo son para ti. Pero la conversación acaba y vuelves a tu realidad, que posiblemente desde fuera parezca magnifica, pero cuando te toca ser protagonista, no todo es color de rosa.

Lo tienes al lado de tú casa, pero no te paraste nunca a observar

Se puede decir mucho sin decir nada y aprender solamente fijándose en como te dicen las cosas. Tú eres el protagonista de tu vida, pero casi siempre no eres el director, te toca actuar en tú papel, con suerte puedes improvisar y encajar a la perfección con la trama de tu historia.
Tener sensación de ya haber vivido una situación, es habitual con los años, por algo se dice que la vida son 4 días. Que la monotonía no acabe con tus pequeños sueños que te permiten seguir creyendo en tu historia. Puedes luchar, pero no puedes hacer una guerra de ello, intenta vivir en paz.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .