En busca de viejos caminos

Durante casi 2 años de mi vida Ripoll fue mi casa, aunque nunca acabe de estar tan instalado como ahora lo estoy en Centelles. Muchas veces mis viajes eran en tren, así fue cómo una colonia industrial con parada de tren llamo mi atención.

La Farga de Bebie, pase muchas veces pero no fue hasta el pasado Viernes que me aventuré a llegar a pie. Con el coche en Montesquiu, que es ultimo pueblo de Osona. Conocido como el portal del Pirineo y con un esplendoroso Castillo que forma un pequeño parque Natural bastante frondoso.

La distancia es corta, pero es un verdadero rompepiernas, en alguna ocasión quiero llegar a Ripoll por un entorno bastante desconocido, eternamente lugar de paso.

Salir de un frondoso bosque y encontrar esto, lo hace bastante idílico
Curiosamente la parte que toca a la estación y cercana a la carretera es la más deshabitada
Tramo de Gr en pleno puente ferroviario. He crecido entre dos vías de tren, le tengo respeto.
La iglesia del conjunto industrial

A la vuelta aprovechando la lluvia de esta semana decidí visitar un pequeño salto de agua y pasear en total soledad por los jardines del Castillo.

Zona bastante lluviosa así que no suele faltar agua, añadido que el Verano es la estación que más, una peculiaridad muy extraña de clima mediterráneo por efecto de la orografía de los Pirineos Orientales
Un castillo y su entorno muy cuidado
Jardines muy agradables para pasear en familia

2 comentarios sobre “En busca de viejos caminos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.