Los premios del sistema

La gente necesita una motivación para hacer las cosas por obligación. Años de filosofía y muchos mandamientos han creado una corriente de pensamiento colectiva

Hemos creado el bien y el mal. La culpabilidad, el sentido de la responsabilidad, el famoso sentido común. Todo ello para vivir en sociedad y no movernos absolutamente por instintos. Hemos creado miedos que sólo tienen sentido en nuestra sociedad. Un animal con las necesidades básicas cubiertas no se preocupa por nada más. Tribus demasiado grandes en que el motivo del respeto al liderazgo no tiene siempre demasiado sentido.

Para ello el sistema te ofrece una vía del consumismo nostálgico que hace años que perdura. La infancia y primera juventud si han sido buenas se recuerdan con nostalgia, lo malo se olvida. Con ello cómo se suele decir las modas vuelven, especialmente para esa generación que está en plena edad de responsabilidades, con familias para sacar adelante o con un buen status social que le permiten pensar que se merece un premio.

Es necesario ese empuje para esa edad en que ya eres suficientemente mayor para saber cómo funciona el sistema, pero en que estás tan implicado en el que no puedes escapar. Por detrás llegan los jóvenes con ilusión, aunque las otras generaciones no se lo ponen fácil. Por delante una generación que aporta la experiencia, aunque a veces queda un cierto sentido de inmortalidad y se resiste a dejar paso. Olvidar el poder y disfrutar lo que queda, nadie es eterno y el respeto real hay que ganarlo.

Cada uno necesita su via de escape para sobrevivir a esta sociedad demasiado grande
El ciclo de la vida se puede ver fácilmente si miras a tú alrededor

Pensamientos de un humilde servidor, nadie tiene la verdad absoluta, es una manera de ver a la sociedad. Soy sincero, aunque muchas veces me toca hacer lo que me pide está sociedad, de momento el pensamiento es libre…

Agua el elemento básico que la humanidad no debería jugar con ello. Pero la realidad es que esta detrás de muchos conflictos. Por ello condeno a esta sociedad, no merecemos demasiado

Jugamos a ser dios, creamos el pensamiento crítico, sentido de la responsabilidad y múltiples frenos a nuestro verdadero ser interior. Así que mientras pueda intentaré que mi instinto no muera, aunque solo viva por instante. La culpa es relativa si tú eres tu propio juez..

Siempre libre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .