Sobreviviendo al desierto

Buena ola de calor que nos ha tocado. Segunda noche tropical en mi estación, 20,8° de mínima. El jueves con 23,2° de mínima pulverizó todos los récords de mínima. Las máximas sin hacer ningún record, persistencia de valores elevados.

Ayer salimos a correr tarde, los sábados a veces me cuesta levantarme después de la intensa semana laboral. Así que fuimos a correr por el bosque a horas que no es viable…

Agotado buscando un poco de fresco en el barro

Llevando el cuerpo al límite, olvidando las limitaciones psicológicas y comprobando la refrigeración humana.

Prefiero correr con frío, pero reconozco que este verano estoy bien adaptado al calor. Cuando llego a casa si que me fastidia que ya se caliente, pero mejor no maldecir el calor, ya que sólo aumenta tu temperatura corporal, paciencia y mínimo movimiento cómo cualquier felino…

Pequeños oasis que te hacen estar bien en plena ola de calor…

Disfrutar de la compañía de mi moteado hace las salidas del fin de semana muy especiales.

Entre semana a veces me hace estresarme porque demanda más actividad que no puedo darle, se compensa con la tranquilidad del fin de semana en que ambos disfrutamos de nuestra compañía.

Mi moteado

3 comentarios sobre “Sobreviviendo al desierto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.