Nadie tiene culpa

El polvo del Sahara no es nada nuevo en la Peninsula, pero ahora sirve para darle más usos a nuestras queridas mascarillas.

Los combustibles de la gasolinera son derivados del petroleo, si esta baja de precio deberían bajar. Pero es mucho más complejo, se puede producir más, impuestos por las propias emisiones que generan.

Se llegan conclusiones que yo la puedo resumir en que lo mejor es no hacer nada.

No hacer te ahorra muchos problemas, pero es difícil de entender en la sociedad del sumar.

Hemos llegado a un punto de fatiga que nos lleva a repetir la historia. Mucha tecnología para acabar destruyendo todo para volver a crecer.

Absurdo tener cosas que no puedes utilizar, cumplir con tus obligaciones para sobrevivir a duras penas en el paraíso de sociedad que nos vendieron.

Suma y sigue

Década de supervivencia y de regresión social, demasiada tecnología e información que no sirve ya para vivir mejor todos…

Ahora a reconstruir…

En fin, hay que liberar un poco el agotamiento social…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.