Reflexiones desde el infierno

Hoy toca meteorología, pero en esta semana de Canícula dura y con demasiada presión personal me apetece más liberarme.

Sociedad que te exige demasiado, no valora tu esfuerzo, sólo te resaltan lo negativo. Presión y más presión, puedes creer que la aguantas pero la olla al final explota.

Da miedo hablar de suicidios, actualmente muy por encima del bicho en muertes. Es un tema tabú, hipocresía mediterránea que parece tan feliz y se atiborra a drogas legales e ilegales para sobrevivir.

Un nivel de exigencia terrible, no se puede fallar, parecemos máquinas.

Pero la vida te da un punto y aparte cuando busca la esencia de si vale la pena vivir en esta sociedad enferma. Te has metido hasta la cocina sin darte cuenta y es muy difícil que nadie se de cuenta que has entrado, es difícil dejar todo igual, pasar totalmente inadvertido.

No te entienden, no encuentras soluciones fáciles, te bloqueas y sale la ira de dentro. Al final solo te haces daño a ti mismo.

Intentas que las cosas salgan bien, luchas por ello, la suerte parece que te acompaña, pero de nuevo solo te vuelven a recriminar y exigir más…

No me da la vida, si voy a lo loco me estreso y sale todo mal, pero si intento ir tranquilo a veces no llegas a todo.
Hay prioridades que tienes claras, pero el camino no te deja que puedas elegir tan fácilmente, no puedes quedar bien con todos.
No me gustan los conflictos, pero surgen sin darte cuenta.

Esta calor infernal que te hace sudar y agotarte más, es fácil explotar.

Oculto entre las sombras, en tu infierno particular

Que difícil es encontrar el equilibrio cuando te empujan por todos lados…

Llegas a casa y son tus mascotas las que te ofrecen cariño y recibimiento cálido sin exigencias. Esa empatía e instinto que saben que necesitas en cada momento, sin juzgar porque estás así..

Mañana sale el sol y no queda otra que quedarte aquí. No hay alternativa, tú camino ya está marcado. Te toca sufrir y recibir presión por todos lados.
Perdón por odiar a esta sociedad y no valorar al humano e incluso desear su desaparición…

Lo siento, pero el pensamiento aún es libre, otra cosa es compartir el mismo. Quizás gane enemigos y me haga más débil, pero no puedo evitar estallar algunos días.

11 meses ya tiene mi querido Rex…

Un poco nervioso

Hoy no soy capaz de mirar mapas. Ayer nieve redonda y en breve la cosa se anima para volver a nevar. Así que como buen meteofreakie, no me puedo concentrar, a mirar el cielo y el radar.

Esta mañana he subido a Matagalls asegurarme pisar nieve.

Una de las rutas más clásicas, pero con alguna variante
Así quedo anoche mi terraza
Mi calle
El radar se anima

Mañana más relajado explicaré la excursión y la nevada…

Sin inspiración

No acaba de llover a nivel local, seguimos con cielos cubiertos de nubes poco productivas, una Primavera que despierta silenciosa.

Cielos de lluvia que se quedo cerca

Apatía y desgana de una rutina que te atrapa sin darte cuenta. Un murmullo que se escucha, no sabes si el ruido es exterior o es tu propia cabeza que te dice que no está bien. Las cosas no salen como tú quieres, te quedas con lo negativo, olvidas valorar todo lo bueno que haces.

Necesitas ser libre, una libertad que solo encuentras en la naturaleza, tú espacio que te aleja de la sociedad y te replantea tú pensamiento para volver a creer en ti.

A veces no hace falta ir demasiado lejos para encontrar esa liberación.

Esa libertad se vuelve adictiva, quieres sentirte libre siempre, pero el ruido externo no te ayuda, siempre vendrán a exigir y recordarte lo negativo, lo bueno te toca que tú lo valores. Eres capaz de mucho si olvidas la presión y te centras en tu propia superación. No pensar demasiado y asimilar rutinas que te funcionan, poder aplicarlas en otras facetas que andas más perdido. Escúchate a ti y recibe el apoyo de quién te aporte un elogio o una crítica constructiva.

Observa con calma y aprende




La vida…

Hoy Lunes toca previsión meteorológica, pero me la saltaré. Este Febrero no me esta motivando demasiado meteorológicamente. Un poco de descanso.

Rex en espera de resultados, con un poco de todo, los dolores en la zona de la mandíbula acaban volviendo loco a cualquiera, yo lo veo, no me lo explica pero es visible su variabilidad.

Hoy ha tocado visita al cirujano de mi mujer, como Rex está inquieto ha venido con nosotros a Barcelona, así que he aprovechado para dar un paseo bajo la lluvia por Collserola.

Barcelona a los pies del Rex, fuera del bullicio

Los días de lluvia es una gozada caminar por esta zona, normalmente bastante más transitada. La carretera de las aguas es un lugar mítico de entreno para atletas, años atrás yo también hice algún entreno. Recuerdo algún día de lluvia cuando aún era taxista escaparme del bullicio por un rato al pulmón de Barcelona.

Callejear por la ciudad y sentir cierta nostalgia de ese ambiente que antes te llego a cansar. Así es la vida lo que hoy te gusta, puedes llegarlo aborrecer pero recordar con cariño ese aburrimiento.

Rincones que te hacen olvidar totalmente que la ciudad está muy próxima
En obras el mítico funicular

En fin un día extraño de sensaciones encontradas, en un ambiente altamente enrarecido…

Oasis de paz

En las tinieblas

Semana de profundos altibajos, superados con suerte y actitud ganadora. No es necesario cargar con todos los problemas de la humanidad, si se pueden solucionar, se solucionan y si no, pues ya no hay problema.

Ser relativo en este mundo que ha perdido el rumbo, con demasiadas preocupaciones que nos alejan de las cosas que realmente nos hacen sentir bien. Conseguir aislarse de un entorno hostil, vivir la vida como un reto cada día, sin futuro, consciente que las normas cambian deprisa, convertirse en el camaleón que quiere esta sociedad.

Ser cómo el tímido sol que consigue salir de la niebla…

Salud que empieza desde tu propio equilibrio, cuerpo y mente van unidos. Tenemos la mejor medicina en nuestro interior para encontrar el bienestar, hace falta no olvidarse de las sensaciones.

Sobrevivir a tanta hipocresía, dudando del mensaje que te ofrecen mirando a los ojos, siendo selectivo y seguir con tus propios pensamientos, que no te lo roben, que no lo controlen, aún eres libre…

Andar el camino bien acompañado y seguro de que es tú ruta…

Respirar profundo para recordar que estás vivo y oxigenar todo tú cerebro.

No olvidar todo lo aprendido en el camino, la experiencia te enseña a superar obstáculos, pero también te hace conocer los miedos que a veces no puedes superar, aprovecha una buena inercia para que la cuesta no parezca tan larga…

El sol siempre gana, aunque la niebla se resiste y deja su huella…

Nuevos retos en el horizonte, afrontando de manera positiva, los problemas ya llegarán solos. Aprender a adaptarse cada vez más rápido, valorar tus virtudes, intentar trabajar en tus puntos débiles y ganar a las personas con carisma y humildad…

Compañeros fieles que nos acompañan a las tinieblas y ayudan a que el sol brille más fuerte

Siempre quedan detalles por conocer

Hoy he salido a correr por la montaña, pero he encontrado un camino que no conocía, siempre queda algún rincón después de más de 10 años siendo mi campo base de entretenimiento.

Así es la vida y el mundo, parece pequeño y simple, pero si te aproximas al detalle, te faltan vidas para conocer. Un día cualquiera te pones a explorar sin ningún motivo y el mapa se rellena de nuevas imágenes en tú mente.

Esa sensación de estar en casa, pero sin tener claro dónde te lleva ese pasillo pequeño pero que se hace largo por la cantidad de detalles que quieres observar.

Edificios que nunca han sido finalizados…
Lugares conocidos, con diferente perspectiva parecen totalmente desconocidos…

Tú eliges que nivel de detalle quieres, cada uno abarca lo que quiere, quizás más bien lo que puede.

Cada lugar, tiene su momento en función de la luz, porque no hay dos dias exactamente igual si lo miras con atención. Es el momento el que puede hacer mágico al lugar.
Música que te hace viajar a lugares y recuerdos en el tiempo sin moverte del lugar. Es sorprendente la capacidad de la mente para recordar ciertos detalles, es tu propio mundo, con tu color y luz…

La vida llena de observadores al detalle

El camino que te lleva a tú destino, aunque en el recorrido las dudas te llenen de inseguridad.

No te quedes quieto

El frío de este fin de semana, me permite disfrutar de la escarcha, sentir el frío en el rostro.

Me gusta el frío, me ayuda a pensar, disfruto la sensación de volver a una casa caliente.

Correr por estos paisajes helados. El barro es duro, la hierba cruje.

Necesito invierno para cerrar todos los ciclos en mi mente. Soy hombre de 4 estaciones, me gusta la variedad controlada.

Necesito rutina, pero con mucha variedad para que mi imaginación siga trabajando, sentirme vivo, tener preguntas, tener respuestas, en definitiva seguir con mi historia.

Me gusta repetir ciertos patrones, para mecanizarlos y realizarlos con total calma.

Tener control, hábitos, pero con una cierta variedad de lugares y personas para alimentar una mente inquieta.

Siempre observar el cielo y poder respirar aire puro

Encontrar puntos de apoyo para tener toda la seguridad y confianza para afrontar retos que desde el sofá parecen imposibles. Volver a sentir que dentro de la partida eres capaz de casi todo. No perder el control, no dejarse llevar por tus puntos débiles y valorar todo tu esfuerzo interno. Agachar las orejas y seguir a tú ritmo. Aislarse de las influencias negativas, creer en ti.

Une puntos, observa pero sigue tu camino hasta la siguiente base. Que la luz no te deja seguir el hilo, mira adelante y sigue caminando recto, pronto verás la base.

Mantener la calma

Por muy controlado que intentes hacer las cosas, a veces surgen imprevistos que te ponen a prueba.

No perder el control para que ese esfuerzo interno por superarse y salir adelante no se difumine por pequeños contratiempos. Es importante que valoren ese esfuerzo que no se puede ver, esa lucha interna por la superación.

Superar miedos, romper barreras y ganar confianza para vivir más tranquilo…

Es importante aplicar esa confianza que quieres para ti en los demás, son tus pequeños héroes de tú día a día. Te ayudan a vencer barreras, seguro que ellos también tienen las suyas y para ti no requieren ningún esfuerzo, quizás nunca fueron un problema, simplemente por tu manera de ser, por tus propios valores o quizás porqué también las pudiste superar.

Superar esa fase de miedos y barreras te hará sentir bien, con seguridad y confianza, un poco sorprendido de tus nuevas habilidades. Con esa actitud es más fácil afrontar nuevos retos, en tu memoria aún esta vivo el esfuerzo. Es normal acomodarse, no se puede vivir en un estado de tensión constante, con estar preparado para lo posibles problemas ya es suficiente. Prestar la atención en los puntos críticos, ya no supone tanto esfuerzo cuando se han repetido muchas veces.

Se aprende mucho con la rutina y los movimientos repetitivos. Todo depende del carácter, hay personas que necesitan ese estado de superación constante, enfrentarse constantemente a retos nuevos.

Prefiero una rutina controlada para que me deje levantar la cabeza y observar lo que me llena de paz interior

Lo más sencillo no requiere esfuerzo, disfrutar es simple, olvidarse de los esfuerzos y simplemente disfrutar lo que te da sentido a tú paso en este mundo, relativizar hasta sentirse ese pequeño grano de arena en el universo, siendo consciente la poca influencia que tienes en el, por muy mal que lo hagas, la tierra continuará girando alrededor del sol.

Nuestras pequeñas huellas fruto del esfuerzo colectivo para crear nuestro artificial universo con fecha de caducidad. El universo está vivo y solo somos unas especie más que se extinguirá…

Todo es muy sencillo si tienes la perspectiva adecuada. El punto de mira te acerca a tú objetivo pero te hace olvidar la grandeza que te rodea.

Nuevas rutinas

El tiempo de escribir se acorta, la inspiración también, es cuestión de tiempo tener una cierta rutina.

Las restricciones del fin de semana tampoco ayudan demasiado a recorrer territorio. Soy una persona que conozco bien donde vivo, pero se que hay muchísima gente que ha necesitado este tipo de confinamiento para descubrir y sorprenderse con el propio entorno.

Conozco bastante bien estas montañas y su multitud de senderos

Valorar lo que tienes más próximo para mi es fundamental, tengo la suerte de vivir donde quiero, no soy un árbol que tenga raíces, así que me he movido hasta que encontrado mi hogar. Me siento bien donde vivo, además ahora trabajo en el mismo pueblo, así que aún mucho mejor…

Es bueno imaginar otro campo base para instalarse. En particular esta pequeña vivienda humilde en medio del bosque me encanta…

Encontrar el equilibrio, establecerse una rutina metódica, después ya vendrán los contratiempos y sorpresas.

Asumir que las cosas no siempre salen perfectas, pero hay ciertos días que se roza esta misma, para compensar otros días que acabas desesperado pensando que hiciste para merecer todo lo que toco.

Conocer nuevas personas, que en seguida reconocen tus virtudes, ese monstruo social con ganas de conectar con las personas. La nobleza que compensa a veces cierta torpeza y ratos en que te quedas atascado y no pides ayuda. Ganar confianza de las personas te ayuda a tener una mayor confianza y seguridad.

Crear ese nuevo entorno controlado, dónde vuelves a sentir seguridad y te ayuda a no generar pensamientos improductivos que te torturan.

Todo vuelve a fluir…