No quiero ver gente

A mi me pasa, días en que la sociedad me satura, necesito asimilar todos los cambios sociales. Ayer con la noticia de la mascarilla obligatoria es uno de esos días que tengo claro que buscaré lugares tranquilos para no tener contacto con demasiada gente.

Tenemos un problema de mala distribución de la población, lugares que es imposible tener distancia social, el problema es que como buen mundo global nos meten a todos en el mismo saco. Gente que vive en ciudades y no tiene ni idea de lo que es vivir en un pueblo. Hay vida más allá de las urbes y hoy en día con menos diferencias de las que creen cuando solo pasan un rato el fin de semana.

Se prepara un éxodo urbano, la gente se cansó de las ciudades, pero el problema está en que muchos de ellos no conocen el término medio y buscan lugares excesivamente aislados que si que tienen ciertos problemas. Pero hoy en día en un pueblo grande puedes contar con la mayoría de servicios que en una ciudad a menos distancia.

Recuerdo que pueblo oficialmente tiene menos de 10000 habitantes en España, no son las ciudades metropolitanas que llaman pueblo los que salen de las grandes ciudades. Hay vida todo el año y por hospitales no te preocupes, total ahora mismo tampoco sirven demasiado salvo que tengas el virus de moda.

La sociedad como siempre está en constante evolución, hay que perder el miedo a moverse, no somos árboles, aunque lo parece porque en nuestra semana hay personas que es un drama salir de su barrio e incluso de su calle. Esas actitudes han ayudado mucho a la especulación inmobiliaria. Personas que pagan más por una vivienda en propiedad o de alquiler por quedarse en su barrio de toda la vida, pero esas mismas se quejan de que el barrio ya no es lo que era. Normal antes no habían smartphones para dedicarle tantas horas, enciclopedia en el móvil. Queda claro que este mundo ha cambiado, así que para que un lugar se quede anclado en el tiempo poca gente tiene que tener, pues los que cambian son las personas, los que edificios son los mismos, las montañas no evolucionan en una década, los valles siguen siendo valles.

Todo sigue igual, pero nosotros ya no somos los mismos

Hay muchos pueblos envejecidos, la España vacía que se podrían recuperar. Estos tiempos que piden distancia son los ideales para replantearse cosas. Quizás de un problema pueda surgir una solución…

Alto Tajo un ejemplo claro de la España vacía, es la región con menos densidad de población de toda Europa. No es Siberia, hay siglos de historia, vivió mucha gente con menos infraestructuras y comfort en sus hogares.

Trabajar desde casa se ha impuesto con la pandemia, pero creo que debería quedarse.
Con el controvertido 5G la conexión será buena en cualquier lugar, así que vivir en ciudades empieza a tener sentido. Ciudades que se llenan de carriles bici, pero no aumentan sus zonas verdes que son las que realmente ayudan a mitigar el efecto de isla de calor. Menos asfalto es la clave, incluso césped artificial en las azoteas.

Hay vida más allá de las ciudades

Disfrutando del día

Lo tengo más claro que nunca, vivir día a día, porque el futuro es más incierto que nunca. Ya tengo bastantes miedos y manías como para preocuparme por las que me quieren imponer.

No somos máquinas y la palabra a veces suena más contundente que la realidad.

Hoy es Domingo y toca paella y barbacoa familiar. Los tomates del huerto de mi padre ya están colorados como dicen en Extremadura, así que para mi son lo mejor del verano. No hay verano sin buenos tomates, desde mi infancia. Rajados con sal, picados con aceite y sal, gazpacho y por supuesto con pan seco mi adorada trincalla.

Hoy también hay otro gran producto, ternera de Centelles, Kilómetro 0 y directa a casa de quien las cuida. Para mi es una respuesta a que el mundo puede ser diferente si queremos, como se suele decir un “zasca” al sistema, porqué el producto se promociona boca a boca y es lo que más funciona. Te traen un pack a casa, muy bien preparado de una ternera estupenda, lo siento por los veganos, me gusta comer casi de todo, porqué el mar poca cosa, me ofrece mucha más garantía una carne de confianza con animales que puedo ver.

Su procedencia

Así que intento disfrutar lo que me ofrece cada día, aprovechar cada ducha fría, baños en ríos paradisíacos, exploración de mapas, entrenos por montaña…

La verdad es que el verdor que hay a estas alturas del año también ayuda, lo necesito. El paisaje seco no me motiva demasiado, son maneras de vivir, que le voy hacer si yo soy así. Me gusta el bosque, el agua, la hierba verde.

Me gusta dónde vivo, tener un parque así sin riego en Julio es todo un lujo.

Saber que este año no sufrirán sequía los robles que lo pasan últimamente mal en los veranos, secando sus hojas antes de tiempo, pura adaptación a la irregularidad del Mediterráneo.

Disfrutando de baños en el paraíso con plena tranquilidad…

Ya pueden contarme penas, las escucharé pero me he vuelto egoísta y me preocupo por los míos y sobretodo por mi bienestar. Ya tengo bastantes cosas en mi cabeza, ya es un buen trabajo entender a mí mismo.

Miedos impuestos por el hombre, me hacen sentir rabia y desear que la madre Tierra imparta justicia. Tarde o temprano será así, la vida en la tierra es fruto de la casualidad, un equilibrio muy frágil que por nuestro egoísmo del eterno crecimiento hacia la nada y el freno de algo que no existe, ponen a prueba ese fácil equilibrio. Récords de calor en el Ártico no pueden traer nada buena. El mínimo solar está aquí, tormentas solares que podrían afectar a nuestra tecnología. Actividad volcánica que también fue protagonista en la famosa pequeña edad de hielo. Encima reaparece la peste en Mongolia, parece que las piezas del puzzle empiezan a encajar.
Creemos controlar todo, parece que hay uno seres que están en la cúspide que son capaces de todo, pero son simples humanos que se han situado allí con su mejor arma que es el poder, alimentando el miedo.

El hombre no esculpió esas rocas, fueron las glaciaciones las que crearon el paisaje, el hombre vivía en cavernas.

Sensaciones extrañas

Un día de Junio atípico, por mi perfecto con nubes y algo de lluvia y sobretodo fresco.

En general el ambiente es extraño, con mascarilla y bares abiertos. Las noticias ya no es solo Coronavirus, las prisas por parecer el país más seguro para ganar la batalla del turismo, parece como si el virus fuera como ofrecer comida sin gluten.

Supongo que más gente le pasan ideas así por la cabezas, yo ya estoy acostumbrado a mis altibajos, a mis miedos y manias. Tanto tiempo con sensación de ser un perro atado a una farola, ahora con más libertad, pero solo suelto a ratos, dónde mejor me encuentro como siempre en la naturaleza, allí siempre me siento acompañado y seguro.

Mi personalidad es un poco contradictoria, me encanta conversar y se me pasan las horas hablando, pero por otra parte no me gusta ver demasiada gente. Soy de pequeño comité, donde saco partido a toda mi potencia verbal, mi capacidad para conversar y disfrutar de casi cualquier tema, vivir con intensidad la conversación, vivir la historia que me cuentan, siempre mucho más idílica en mi mente, claramente tiende a idealizar.

Que fácil es resolver problemas en la conversación, pero realizar esos cambios en la vida real no es tarea tan sencilla. Como se viaja virtualmente cuando un narrador te describe un lugar que le gusta, como imaginas lo bien que está en ese lugar e intentas meterse en su piel, ya no eres tú y parece que sus problemas no lo son para ti. Pero la conversación acaba y vuelves a tu realidad, que posiblemente desde fuera parezca magnifica, pero cuando te toca ser protagonista, no todo es color de rosa.

Lo tienes al lado de tú casa, pero no te paraste nunca a observar

Se puede decir mucho sin decir nada y aprender solamente fijándose en como te dicen las cosas. Tú eres el protagonista de tu vida, pero casi siempre no eres el director, te toca actuar en tú papel, con suerte puedes improvisar y encajar a la perfección con la trama de tu historia.
Tener sensación de ya haber vivido una situación, es habitual con los años, por algo se dice que la vida son 4 días. Que la monotonía no acabe con tus pequeños sueños que te permiten seguir creyendo en tu historia. Puedes luchar, pero no puedes hacer una guerra de ello, intenta vivir en paz.


El mundo sigue fuera de Matrix

En estos tiempos tan confusos que vivimos en que cada vez es más claro que nada volverá a ser como antes.

A nivel personal me encanta ver pocos coches y poca gente en las calles, me podría acostumbrar fácil, siempre he sido una persona de pequeños grupos, las multitudes me agobian. Pero claro cuando Matrix pase, nos daremos cuenta que seguiremos siendo demasiados, volveremos a contaminar, las aglomeraciones, las colas. Tantos días de tranquilidad e introspección, nos hará más difíciles esas situaciones.

Soy una persona que bastante tiene con sus propios miedo, no creo en los miedos que me quieren imponer, lo siento soy egoísta y para problemas me bastan con los propios. No puedo ponerme a pensar lo peor, siempre pienso que todo saldrá bien, porque con el miedo no se va a ningún sitio.

Vas en coche cada día, no puedes pensar que vas a tener un accidente. Tampoco puedes pensar en accidentes laborales ni ponerte hipocondríaco y visitar un hospital para darte cuenta de todos los problemas que existen. Cada día fallece mucha gente por problemas cardiovasculares, cancer, accidentes…

Los hospitales nunca han sido un sitio bonito, una buena actitud ante la vida es una de las mejores medicinas.

Estar encerrado en casa, te baja el ánimo, intentar eliminar todas las bacterias te hace más débil. El sofá es el mejor camino hacia el cementerio, pero claro hay multitud de distracciones para olvidarlo. Pastillas que todo lo arreglan, pero te mueres poco a poco.

Vicios no demasiado sanos que ahora aumentan, fumadores que fuman más por la ansiedad de la situación pero salen con miedo a la calle con mascarilla y guantes para después fumar su droga, son números que compran para visitar el hospital…

No hay bares, pero el consumo de alcohol no baja, en casa para aislarse de la realidad.

Todo esto con aplausos y vecinos con aspiraciones de ser policías y criticar las nuevas malas conductas. Mira tú ombligo y crees que puedes seguir todas las normas, en un momento de tanta confusión, amparados por un virus de dudosa procedencia.

Aplausos a sanitarios que se dejan la piel, como siempre lo hicieron, ahora son héroes, cuando hace 4 días eran unos privilegiados.

La memoria y coherencia de esta sociedad es preocupante. Parece que todo el mundo está contento en casa, ya no hay revolucionarios.

Están acabando con el pequeño como hace tiempo que querían pero aplaudimos, desconcertados pero contentos viendo una serie en Netflix. Que divertido hacer deporte gracias a Instagram. Las videollamadas con gente que casi nunca hablas.

Tengo la sensación que con el miedo nosotros solos nos hemos puesto la correa el chip y el bozal, somos más sumisos que nunca. Como funciona el miedo, palabras que menciona una guerra contra un enemigo invisible, envueltas en falsa unión patriótica.

A nivel social hace tiempo que soy negativo, pero ahora esta situación me está demostrando lo fácil que somos manipulados.

Yo soy uno más en esta sociedad, por desgracia tampoco tengo mucho margen para cambiar las cosas, pero por lo menos siempre me quedarán las palabras para expresarme, el derecho a pataleta hay que ejercerlo.

Ahora están siempre acompañadas…


Lo siento si ofendo alguien por ponerme un poco ácido, nadie tiene la verdad absoluta, es una simple opinión, la mía.

Aunque soy obsesivo, mis opiniones pueden cambiar, pero hay ciertas bases que son rígidas. No me gustan los cambios, pero creo que en esta situación me voy a sentir más identificado con la sociedad porqué muchos ahora empiezan a conocer la ansiedad y el miedo a tener un futuro incierto. Han desmontado el mundo como lo conocíamos, yo desmonté el mío hace un año, me avance un poco, pero muchas de las cosas que suceden a mi ya me tenían inquieto. Ahora tengo menos, pero con esta situación me hace más fuerte, tengo menos que perder.
Ya se lo que es perder ilusión por la vida y sentirte perdido, llevo meses así, analizando fríamente esta situación global no cambia demasiado mi vida a nivel individual.
Sin metas, clara pero conociendo lo que realmente te ayudo a salir del pozo. Lo que te mantiene en vida, jamás renuncies a ello, aunque para ello te toque ser delincuente, tu vida esta por encima de cualquier ley, sin vida no hay normas, sin vida no hay miedo. No se puede tener miedo de vivir.

Sigue el camino de la vida…

Y ahora que puedo contar…

Hoy no me siento demasiado inspirado y no quiero que el tema que domina todo nuestro presente.

La noción del tiempo se pierde en estos días tan extraños, cosas simples se convierten en imposibles.

Nuevos tiempos vendrán y todos necesitaremos adaptarnos. Miedo que quieren sumar a los propios.
Información que en exceso y de tantas fuentes acaba volviéndose fría.

La belleza de la Primavera ayuda aclarar dudas

Se pierde el contacto humano, un camino que hace tiempo que nos venía marcado, el motivo no importa.

Empiezo a encontrar cierta lógica en el caótico mundo que ahora mismo tenemos, quizás me anticipe, pero hay cosas que van como pensé que irían.
A mi no me gustan los grandes cambios, pero esta vez nos va tocar sufrirlos a todos.

Lo nuevo puede traer cosas buenas, hay que saber verlas. Bloqueos personales que pueden mejorar con un cambio de situación.

Grandes perspectivas de futuro

Todas las generaciones han tenido que afrontar algún problema social o bélico y han salido adelante y nosotros no seremos menos, con sus debidas consecuencias.

Miedos y costumbres que saldrán de este periodo tan difícil a nivel global.

Pero no nos podemos engañar que no podemos vivir en un mundo aséptico, las bacterias son necesarias y estamos creados para estar activos y salir a la calle. El lenguaje no verbal aún es difícil de observar en videollama. Muchas veces es más importante cómo lo dices, que lo que dices.

Podemos ser antisociales, con necesidad social, porque somos humanos. Podemos odiar las multitudes y el conjunto de la sociedad por no sentirse identificado. Siempre necesitas alguien que te entienda y entonces queda claro que estas en la sociedad aún siendo antisocial.

Puedes mira desde fuera y acercándote poco a poco, pero necesitas el contacto humano

Mejor no pensar demasiado

Estamos viviendo un periodo muy extraño y más global que nunca.
Es fácil pensar en conspiraciones y no en casualidades, creer que todo volverá a ser igual empieza a ser un sueño.

Tenía claro que el mundo sufriría cambios importantes en esta década, pero lamentablemente no me está gustando el camino que diviso.

Por mi manera de ser siempre pienso demasiado, eso no es lo mejor a nivel social solo genera frustración, las cosas son como quieren que sean y no te engañes que a nivel individual solo puedes creer que haces algo, pero el camino esta marcado, simplemente cambiaste el punto de vista.

Bombardeo informativo por el cambio climático, el coche eléctrico, la eficiencia, acabar con la dependencia del petróleo, apostar por las renovables. Pero ahora afrontamos el mayor problema, la población no para de crecer, quizás un virus es la manera menos cruel de contener este crecimiento. Casualidad o no, natural o humano, pero la amenaza está aquí.

Da igual si su mortalidad es baja, porque lo que no falla es el bombardeo informativo y de bulos por las redes. Cultura del miedo, cierre de fronteras, crecimiento del sentimiento patriótico para no pensar que esto viene de muy arriba.

Pero ayer cuando vi las imágenes del Krakatoa en erupción me dio alegría de recordar que la tierra tiene la última elección, sólo ella puede hacer un proceso de selección natural. La vida en ella es fruto de la casualidad, si la composición atmosférica cambia la vida seria imposible, la tierra esta viva, sólo ella puede poner en su lugar a los humanos que creen que tienen el control de todo. Somos nuestro peor enemigo, disfrutamos viendo sufrir al que no es de nuestra tribu.
No hemos evolucionado tanto, simios con tablets i gadgets tecnológicos, ya mismo con un chip o similar para controlar todos nuestros movimientos. Olvide decir que lo llevamos gratuitamente con nosotros y compartimos toda la información.

La naturaleza ofrece formas caprichosas, rocas con más historia que cualquier humano. Repasando hemeroteca me di cuenta de que se asemeja a una cara de un simio…

Mi duda es si nos dejara seguir siendo relativamente libres en la naturaleza, podremos volver a viajar de manera sostenible.
Ahora mismo me conformo con poder estar en un bosque tranquilo sin ser un delincuente.

Siempre escuche que los parados crian malos pensamientos, así que por ello nos distraen para que no pensemos demasiado, nos llenan de actividades porque no hacer nada es malo. Es una lástima no entender que no haciendo nada hemos conseguido volver una atmósfera limpia como hace años, escuchar el canto de los pájaros y disfrutar del silencio.

A veces menos es más, para mi es la clave de un mundo sostenible, nuestro origen de cazar para comer, reunirse al calor del fuego para preparar la siguiente caza.

Vivíamos en el bosque al ritmo de la naturaleza
Buscando refugio para descansar por la noche, somos un animal diurno.

En fin será el tiempo el que nos dará las respuestas, yo solo soy una persona que piensa demasiado, pero yo no puedo decidir nada, muchas veces ni tan solo mi camino.

Soy muy negativo a nivel social y con dudas ante grandes cambios, pero a nivel personal intento pensar que todo me irá bien, valoro las cosas que puedo mejorar, sólo compito conmigo.
Las cosas que me dan miedo intento no hacerlas, las dejo apartadas, pero el resto vivo sin miedo, no puedo pensar en que pueden pasar cosas malas, soy positivo y pienso que todo irá bien, con negatividad no me muevo.

Atrapado en un camino social muy claro…

Brotes verdes

Abril un buen mes para renacer.

En mi vida Abril ha sido mes de grandes decisiones que han cambiado el curso de mi vida.
Ahora un Abril extraño pero a nivel global, no puede asustarme. Mi año difícil ya pasó, fue el 2019. Me anticipe al nuevo orden que nos quieren imponer.

Pensar demasiado no es bueno, especialmente en cosas que no puedes hacer nada, porque no dependen de ti. Tienes que asumir o salir. Nuevos caminos siempre dan miedo, pero te hacen volver a sentir vivo, aunque quizás a los pocos días desearía volver a la senda pedregosa que decides abandonar.

Evolución que a nivel real no es importante en el ser humano, la historia se repite. No aprendemos, porqué cuando creemos que sabemos todo, empezamos a olvidar.

Gente que le gusta ir arrastrando un peso inútil para quejarse de lo dura que es la vida. Otros que presumen de un camino fácil y de mucho control, pero el sufrimiento es interior.

Sentimientos que se guardan en el interior, bien ocultos entre la maleza

Miedo que te hace sentir vivo, cuando ya lo tienes y todo te da igual es cuando descubres el miedo de verdad. El enemigo juega en casa, es fuerte porque no puedes huir de el, todo lo demás es relativo. Caminas solo como siempre, te encuentras con tu realidad, fuera de la que te han creado. Sin prejuicios, tus miedos contigo, escúchate porqué nadie te conoce mejor, se egoísta y vive la batalla más importante. La solidaridad empieza contigo, no pidas atención si tu mismo no te la das.

Eres el más importante, nunca lo olvides. No busques motivaciones fuera para salir del pozo, la solución esta dentro. Piensa y haz lo que necesites hacer y sal como un renacido, porqué estamos en Abril y los brotes verdes renacen del árbol aletargado después del invierno.

Los brotes verdes

Mira para arriba, pero no demasiado que te mareas, tampoco demasiado al suelo que te pierdes el paisaje. Disfruta de tu entrada y si tropiezas pues ya te levantas. Observa y escucha la naturaleza que ye rodea.

Te quieren meter el miedo, pero no sufras si ya conociste el miedo dentro del pozo, eres un renacido y no te puede asustar. No llames la atención en la manada pero haz lo que quieras, porque cada cual hace lo que quiere y te cuenta lo que le interesa.

El pensamiento es libre, te lo quieren dirigir pero no olvides que tú decides lo que escuchas.

Mentiras e hipocresía para hacerte sentir responsable y parte de esta sociedad que te dejo en el pozo sin compasión. Tú compromiso es contigo mismo, así que pase lo que tenga que pasar…

No esperes a ningún superhéroe. Ponte la máscara y hazlo tú mismo
Conecta con lo que te rodea
El camino sigue…

Mantener la calma

Fácil decirlo, pero cada un lo lleva cómo puede. Esta situación esta en todas partes, me limita a escaparme y eso no me gusta.

No poder aislarme, ni escaparme me hace acumular rabia.

No era el momento adecuado para mí, pero creo que esto va a venir bien a la sociedad para tener los pies encima de la tierra. Las epidemias son una selección natural, siempre han existido y son necesarias. Nosotros no sabemos regularnos, tenemos un concepto de propiedad muy grande, nos gusta ser lo reyes de este planeta, pensar que todo lo dominamos.

Sinceramente la muerte no me da miedo, me asusta sufrir, porqué yo he venido a este mundo para estar de veraneo. Pasarlo bien, disfrutar, conversar, ayudar al que lo necesite en mi camino.

Necesito libertad, las paredes me atrapan en un mundo que está perdiendo el Norte. No se puede centrar todo el pensamiento en una cosa. Es una obsesión mala, porque si no puedes hacer nada por un problema, ya no lo tienes, si puedes hacer, pues haz lo que haga falta.

Solidaridad, responsabilidad, sentido de país…

Que mal me suena todo esto, llamarme egoísta pero esos que me piden, jamás han empatizado conmigo ni han tenido el más mínimo interés.

Somos números, como la economía. Muchas cifras, pero el sentimiento es poco cuando el círculo se hace grande.

Hay gente muy identificada con la sociedad, yo siempre fui un bicho raro muy adaptado y con curiosidad por saber y conocer de verdad a las personas. Observar, escuchar, entender.

Quiero ser libre
Se acaba la pesadilla
Despierta del sueño…

Tiempo de reflexión

Estos días tan extraños, vivimos situaciones que sólo conocemos de la ficción es normal perder un poco la razón.

La ficción está bien, pero también ordenar tu propia historia. Ver fotos, revisar tus logros, viajes para entender como has llegado a dónde estás. Muchas veces el ritmo de vida no nos permite parar pa reflexionar.

Las redes no dejan de ofrecernos entretenimiento y ofrecen actividades online, pero es que es tan malo simplemente parar a reflexionar. Yo llevo meses así, ahora que ya me notaba mejor, toca encerrarme. Pero bueno sobre todo esto yo ya he dicho mi opinión, con el siguiente vídeo os comparto mis ideas, espero no herir sensibilidades personales, no es mi intención.

Reflexiones un poco antes de juzgar…

Pero vamos aparcar el tema, recordar el pasado…

Riesgo de aludes 4 y caminando sin salir de la pista…
Con los pies en la tierra, pero soñamos con volar…

La curiosidad mata al hombre, pero le ayuda a evolucionar.
Necesitamos sentir el riesgo controlado, hay personas incluso más. Eso nos hace sentir vivos.

Hace tiempo que hacemos muchas más cosas que las inherentes a nuestra especie. Salimos de las cavernas y de ser cazadores, para domesticar animales, cultivar la tierra y modificar el paisaje a nuestra necesidad. En nuestros genes tenemos el instinto de supervivencia y de reproducción, aunque a veces no lo creamos.

Hemos conseguido tener miembros de familia de otras especies…
Buscando caminos para llegar donde sea necesario
Dominando todo tipo de superficies
Sin miedo a subir alto para ver todo con una perspectiva diferente
Si es necesario trepar utilizando las manos también.
Equipados para afrontar la climatología adversa
Disfrutando de la vida
El elemento básico de vida

Pero nunca olvidemos que nosotros mismos somos nuestro peor enemigo, envidias y ganas de poder. Nos destruimos solos, tenemos el bienestar, pero no todo el mundo disfruta de el, cada vez más control escondido en falsa libertad. La libertad se acaba cuando condicionas la libertad de tu vecino. Todos somos iguales, pero queremos ser los mejores.

Belchite es un claro ejemplo de quien es nuestro verdadero enemigo…