Confianza

Se acaba Julio y vuelvo a meterme en mundo surrealista.

Tienes que confiar para que no tengas que hacerlo todo. Es delegar, si confianza no saldrá bien.

No somos máquinas, los errores humanos son habituales, pero si has confiado en esa persona, dale una segunda oportunidad, valora lo que te aporta.

Este mundo tan productivo que tenemos, no deja valor al valor humano si no hay resultados a corto plazo.

Hay que dar tiempo al valor humano, es invisible pero genera buenos frutos, sólo hace falta un poco de paciencia.

No hace falta rodearse de discursos camaleonicos y de hiper positivo moticador. La base humana es confiar que en el siguiente paso la pierna no te falle.

Valorar el esfuerzo de mejora, es algo que no se suele premiar.

the

No hay nadie cómo tú

Nadie ha vivido exactamente lo que tú has vivido y sólo por ello eres único.

Claro que ahora en un mundo tan global en que nos roban el rostro con una mascarilla, con la de polémica que tenía ir con el rostro cubierto, pero por lo visto ahora todos somos potenciales delincuentes.

Si el virus está en el aire no hay nada que hacer, necesitas respirar y da igual donde estés el aire que hay en exterior, por muchos filtros, tarde o temprano respiras aire.

Respira sin miedo que no hay opción

A nivel personal soy asmático hace año, mi esperiometria siempre ha sido de pena para mi estilo de vida, como si fuera un fumador empedernido, pero la realidad jamás fume. La doctora se sorprende que con esos valores pueda correr 25 kilómetros por montaña. No llevo ninguna medicina, porque no me hace falta, se perfectamente cuáles son mis límites. Mi corazón trabaja un poco más por ausencia de aire, pero de momento esta todo correcto, con analítica excelente.
No bebo alcohol, no tomó cafe e intento comer con poca sal.

Ahora reconozco que la mascarilla no me va demasiado bien, yo necesito que entre todo el poco aire que puedo respirar.
Ahora es época de todo tipo de estudios médicos contradictorios, pero no hace falta ninguno para entender que si estás sólo no sirve para nada la mascarilla. Es un problema de densidad de población, en lugares menos poblados no te sueles encontrar a tanta gente. Otro tema es el uso adecuado de dicha mascarilla, creo que poca gente la utiliza correctamente. Para mí se ha convertido en un quita multas, tapadera o como quiera que sea. La puedo utilizar por respeto en sitios cerrados o masificados, pero al aire libre en soledad no me pueden convencer de su utilidad, ya que si el virus está en el aire ya te tocará el virus…

El virus se ha convertido en una nueva opción casi política para dividir a la sociedad. Gente que sigue al pie de la letra la versión oficial, que hoy es negra y mañana es blanca. Por otro lado gente que ahora empieza a ver conspiraciones por todos lados. Así como ahora es el problema que supera al resto se han creado equipos que nunca se podrán de acuerdo porque cada uno percibe la situación de manera muy diferente. La amenaza de pasear por una UCI no es válida porque entonces tampoco se cometerían imprudencias de tráfico y nadie fumaría, no beberíamos alcohol y nos tomaríamos la vida de manera más relajada.
Hospitales que al final les falta personal y que hasta su colapso no lo contratan.

Siempre hay problemas en esta sociedad, pero ahora el virus se quedo con el monopolio, con la voz cantante de la OMS que no deja de ser otra entidad que recibe demasiado dinero por dar consejos.

Hace unos meses el cambio climático era el tema, ahora se ha olvidado. Pero el problema sigue y las crisis económicas como la que se avecinan hacen cambiar el orden de prioridades.

Yo lo tengo claro el oxigeno es el más importante, hay que respirar. Eso sirve para el virus y para el problema del cambio climático, los seres humanos merecemos un aire de mejor calidad. Hay que replantearse muchas cosas y el virus quizás ayudo de manera rápida a ponerlas en práctica.

Un equilibrio difícil de conseguir si pretendemos volver a la normalidad.

Normalidad en la historia de la humanidad no existe, somos curiosos y el instinto nos hacen crecer, superar límites hasta que la madre tierra nos vuelve a poner los pies en ella, no somos pájaros y no nos toca volar por mucho que soñemos con ello.

La tierra sera la mejor juez para enseñar nuestro verdadero camino.

Época de ser egoísta dentro de una sociedad muy bonita de cara al exterior, pero que no apoya al que es diferente, señala al que piensa diferente. Hemos evolucionado, ya no se queman brujas, pero tampoco estamos tan lejos.

No lo veo claro

No quiero ver gente

A mi me pasa, días en que la sociedad me satura, necesito asimilar todos los cambios sociales. Ayer con la noticia de la mascarilla obligatoria es uno de esos días que tengo claro que buscaré lugares tranquilos para no tener contacto con demasiada gente.

Tenemos un problema de mala distribución de la población, lugares que es imposible tener distancia social, el problema es que como buen mundo global nos meten a todos en el mismo saco. Gente que vive en ciudades y no tiene ni idea de lo que es vivir en un pueblo. Hay vida más allá de las urbes y hoy en día con menos diferencias de las que creen cuando solo pasan un rato el fin de semana.

Se prepara un éxodo urbano, la gente se cansó de las ciudades, pero el problema está en que muchos de ellos no conocen el término medio y buscan lugares excesivamente aislados que si que tienen ciertos problemas. Pero hoy en día en un pueblo grande puedes contar con la mayoría de servicios que en una ciudad a menos distancia.

Recuerdo que pueblo oficialmente tiene menos de 10000 habitantes en España, no son las ciudades metropolitanas que llaman pueblo los que salen de las grandes ciudades. Hay vida todo el año y por hospitales no te preocupes, total ahora mismo tampoco sirven demasiado salvo que tengas el virus de moda.

La sociedad como siempre está en constante evolución, hay que perder el miedo a moverse, no somos árboles, aunque lo parece porque en nuestra semana hay personas que es un drama salir de su barrio e incluso de su calle. Esas actitudes han ayudado mucho a la especulación inmobiliaria. Personas que pagan más por una vivienda en propiedad o de alquiler por quedarse en su barrio de toda la vida, pero esas mismas se quejan de que el barrio ya no es lo que era. Normal antes no habían smartphones para dedicarle tantas horas, enciclopedia en el móvil. Queda claro que este mundo ha cambiado, así que para que un lugar se quede anclado en el tiempo poca gente tiene que tener, pues los que cambian son las personas, los que edificios son los mismos, las montañas no evolucionan en una década, los valles siguen siendo valles.

Todo sigue igual, pero nosotros ya no somos los mismos

Hay muchos pueblos envejecidos, la España vacía que se podrían recuperar. Estos tiempos que piden distancia son los ideales para replantearse cosas. Quizás de un problema pueda surgir una solución…

Alto Tajo un ejemplo claro de la España vacía, es la región con menos densidad de población de toda Europa. No es Siberia, hay siglos de historia, vivió mucha gente con menos infraestructuras y comfort en sus hogares.

Trabajar desde casa se ha impuesto con la pandemia, pero creo que debería quedarse.
Con el controvertido 5G la conexión será buena en cualquier lugar, así que vivir en ciudades empieza a tener sentido. Ciudades que se llenan de carriles bici, pero no aumentan sus zonas verdes que son las que realmente ayudan a mitigar el efecto de isla de calor. Menos asfalto es la clave, incluso césped artificial en las azoteas.

Hay vida más allá de las ciudades

Disfrutando del día

Lo tengo más claro que nunca, vivir día a día, porque el futuro es más incierto que nunca. Ya tengo bastantes miedos y manías como para preocuparme por las que me quieren imponer.

No somos máquinas y la palabra a veces suena más contundente que la realidad.

Hoy es Domingo y toca paella y barbacoa familiar. Los tomates del huerto de mi padre ya están colorados como dicen en Extremadura, así que para mi son lo mejor del verano. No hay verano sin buenos tomates, desde mi infancia. Rajados con sal, picados con aceite y sal, gazpacho y por supuesto con pan seco mi adorada trincalla.

Hoy también hay otro gran producto, ternera de Centelles, Kilómetro 0 y directa a casa de quien las cuida. Para mi es una respuesta a que el mundo puede ser diferente si queremos, como se suele decir un “zasca” al sistema, porqué el producto se promociona boca a boca y es lo que más funciona. Te traen un pack a casa, muy bien preparado de una ternera estupenda, lo siento por los veganos, me gusta comer casi de todo, porqué el mar poca cosa, me ofrece mucha más garantía una carne de confianza con animales que puedo ver.

Su procedencia

Así que intento disfrutar lo que me ofrece cada día, aprovechar cada ducha fría, baños en ríos paradisíacos, exploración de mapas, entrenos por montaña…

La verdad es que el verdor que hay a estas alturas del año también ayuda, lo necesito. El paisaje seco no me motiva demasiado, son maneras de vivir, que le voy hacer si yo soy así. Me gusta el bosque, el agua, la hierba verde.

Me gusta dónde vivo, tener un parque así sin riego en Julio es todo un lujo.

Saber que este año no sufrirán sequía los robles que lo pasan últimamente mal en los veranos, secando sus hojas antes de tiempo, pura adaptación a la irregularidad del Mediterráneo.

Disfrutando de baños en el paraíso con plena tranquilidad…

Ya pueden contarme penas, las escucharé pero me he vuelto egoísta y me preocupo por los míos y sobretodo por mi bienestar. Ya tengo bastantes cosas en mi cabeza, ya es un buen trabajo entender a mí mismo.

Miedos impuestos por el hombre, me hacen sentir rabia y desear que la madre Tierra imparta justicia. Tarde o temprano será así, la vida en la tierra es fruto de la casualidad, un equilibrio muy frágil que por nuestro egoísmo del eterno crecimiento hacia la nada y el freno de algo que no existe, ponen a prueba ese fácil equilibrio. Récords de calor en el Ártico no pueden traer nada buena. El mínimo solar está aquí, tormentas solares que podrían afectar a nuestra tecnología. Actividad volcánica que también fue protagonista en la famosa pequeña edad de hielo. Encima reaparece la peste en Mongolia, parece que las piezas del puzzle empiezan a encajar.
Creemos controlar todo, parece que hay uno seres que están en la cúspide que son capaces de todo, pero son simples humanos que se han situado allí con su mejor arma que es el poder, alimentando el miedo.

El hombre no esculpió esas rocas, fueron las glaciaciones las que crearon el paisaje, el hombre vivía en cavernas.

Siempre es más fácil aconsejar

Este título podría ser muy profundo, pero hoy pensé en escribir de una pequeña virtud que tengo. Al parecer la gente le gusta seguir mis recomendaciones, curiosamente a veces son lugares que jamás he ido, pero que me gustaría visitar.
Tantas horas de exploración a los mapas, Instagram ayudan mucho a visualizar mis objetivos. Vivo los lugares con intensidad, algunos me sorprenden otros no son tanto como pensaba, pero las ganas de conocer un lugar se convierten en una meta. Pequeñas metas que hacen que pueda convivir con el futuro y tener una cierta planificación sin estresarme.

No me quedaré jamás sin lugares mágicos que visitar, el mundo es enorme si lo vives al detalle, no importa lo lejos que este un lugar, más bien es la intensidad en que lo vives.

Tengo buenos colaboradores a sumar lugares en mi lista

Me gusta hablar de viajes y de lugares interesantes, pero mi manera de ver las cosas no es exactamente similar a la de la mayoría de viajeros. Cuando hablo con geógrafos si que me identifico con su manera de verlo. Me gusta sobretodo lo natural, aunque al final el hombre siempre está detrás del paisaje, pocos lugares totalmente primitivos existen.
La Alta Montaña es un claro ejemplo en que las glaciaciones impusieron el paisaje. Fuera de allí al final muchos de los bonitos bosques que conocemos esconden antiguas zonas de cultivo, pozos de hielo, carbón. El pastoreo la explotación intensa de recursos antes de la llegada del petróleo, hacen cuestionarte si realmente era más desértico. Bosques jóvenes y frágiles con replantaciones no siempre acertadas. Claro depende a quién preguntes, porque seguro que dejando muchos años sin hacer nada sería la naturaleza quien nos dará la respuesta.

Paisaje humanizado, con bosques en la montaña que fueron cultivos en bancales.

Así que intento imaginar el paisaje que me rodea en cada etapa, conocer su orografía y su clima. Así en cada lugar que visitó, además de llamarme la atención lugares construidos por el hombre, abandonados que vivieron tiempos mejores.
Me atraen las ciudades con murallas, especialmente desde fuera, me gusta la sensación de ser un fugitivo, ver estas ciudades desde una colina. Paseos fluviales que se han recuperado mucho en los últimos años con mejor calidad de agua, gracias a las depuradoras.

Castillos abandonados en medio del bosque, llaman mi atención

En fin como ya expliqué en otras entradas tengo un concepto peculiar de viajar.

Esa valoración del entorno que me rodea, me da un conocimiento de este mejor que muchos nacidos donde vivo. Me gusta leer historia local, conocer todas las masias, eso te hace sentir totalmente integrado y conocer todos los caminos que te rodean, aunque siempre quedará algún pequeño hueco no accesible.

Observar el ciclo de la vida a lo largo del año


Sensaciones extrañas

Un día de Junio atípico, por mi perfecto con nubes y algo de lluvia y sobretodo fresco.

En general el ambiente es extraño, con mascarilla y bares abiertos. Las noticias ya no es solo Coronavirus, las prisas por parecer el país más seguro para ganar la batalla del turismo, parece como si el virus fuera como ofrecer comida sin gluten.

Supongo que más gente le pasan ideas así por la cabezas, yo ya estoy acostumbrado a mis altibajos, a mis miedos y manias. Tanto tiempo con sensación de ser un perro atado a una farola, ahora con más libertad, pero solo suelto a ratos, dónde mejor me encuentro como siempre en la naturaleza, allí siempre me siento acompañado y seguro.

Mi personalidad es un poco contradictoria, me encanta conversar y se me pasan las horas hablando, pero por otra parte no me gusta ver demasiada gente. Soy de pequeño comité, donde saco partido a toda mi potencia verbal, mi capacidad para conversar y disfrutar de casi cualquier tema, vivir con intensidad la conversación, vivir la historia que me cuentan, siempre mucho más idílica en mi mente, claramente tiende a idealizar.

Que fácil es resolver problemas en la conversación, pero realizar esos cambios en la vida real no es tarea tan sencilla. Como se viaja virtualmente cuando un narrador te describe un lugar que le gusta, como imaginas lo bien que está en ese lugar e intentas meterse en su piel, ya no eres tú y parece que sus problemas no lo son para ti. Pero la conversación acaba y vuelves a tu realidad, que posiblemente desde fuera parezca magnifica, pero cuando te toca ser protagonista, no todo es color de rosa.

Lo tienes al lado de tú casa, pero no te paraste nunca a observar

Se puede decir mucho sin decir nada y aprender solamente fijándose en como te dicen las cosas. Tú eres el protagonista de tu vida, pero casi siempre no eres el director, te toca actuar en tú papel, con suerte puedes improvisar y encajar a la perfección con la trama de tu historia.
Tener sensación de ya haber vivido una situación, es habitual con los años, por algo se dice que la vida son 4 días. Que la monotonía no acabe con tus pequeños sueños que te permiten seguir creyendo en tu historia. Puedes luchar, pero no puedes hacer una guerra de ello, intenta vivir en paz.


Se acerca el infierno

Esta semana ya hemos podido probar bien las sensaciones veraniegas, tan agradables para sus amantes y tan agobiantes para los supervivientes. El verano no es mi mejor época para tomar decisiones, mi rendimiento baja, con el sudor mis revoluciones suben, me dan ganas de arrancarme la piel, no veo salida. Junio es un mes que le temo, por ello muchas veces mis vacaciones fueron en Junio, el sol cae a plomo, calores que ya empiezan a ser fuertes con días eternos. Mirar el calendario y sólo ver calor infinito, lejos queda Noviembre para realmente dejar atrás los sudores y calores. Julio tampoco perdona, siempre con la esperanza de unas tormentas que bajen un poco más de latitud y me refresquen además de darme cielos espectaculares. Agosto agonizando y buscando la mínima brisa fresca con la llegada de más oscuridad. Septiembre traidor, que te puede alargar el verano o traerte tormentas violentas. Octubre cada vez más cálido, con más contraste térmico, pero con un calor tonta y con bastante humedad, semanas tormentosas y otras en las que el verano vuelve con claridad, empiezan los cambios en los árboles y plantas.

Noviembre ya respiro tranquilo, días más cortos y calor que ya no amenaza, primeros fríos que saben tan bien, colores que visten de gala los bosques.

Esta es mi visión personal, desde el punto de vista de alguien que vive en una zona de inviernos templados, aunque para muchos de nosotros lo consideremos frio, es suave en esta latitud. La corriente del Golfo hace que Europa Occidental rara vez sea fría.

En realidad a veces considero que nos falta una estación invernal, puede dura alguna semana, muchas veces es falso frío anticiclonico que se acumula en los valles, fuera de ellos sol y suavidad térmica.

Oficialmente se considera frío cuando las temperaturas medias no exceden de 6°, en mi pueblo teóricamente esto solo sucede en 2 meses, pero hay inviernos como este en que no hemos tenido ningún mes por debajo de 6° de media.

El último mes por debajo de esos 6 grados fue Enero del 2019. Este Enero la media fue de 6,4°.

Eso si este 2020 está resultando muy lluvioso, Febrero fue extremadamente cálido y seco.

El aire frío se queda en las zonas bajas en invierno y favorece la formación de hielo

Pero ahora toca cambio de chip, adaptarse y sobrevivir a las elevadas temperaturas, aquí siempre ayuda la marinada y unas noches relativamente frescas comparadas con la costa, pero más cálidas que en Castilla donde la ausencia de humedad hace que por las noches la temperatura se desplome con facilidad.

Ahora tocan baños de agua fría que sientan muy bien a mi musculatura

Verano que ofrece campos segados y cielos que se vuelven oscuros por la tarde mirando al norte esperando la tormenta, a veces un arma de doble filo cuando solo llegan los restos de nubes que no dejan refrescar la noche.

Paisajes de Julio, es lo que viene, atrás queda una bella Primavera.

Master en geografía local

Ruta para entender curso fluviales locales

Centelles tiene multitud de rieras que generalmente están secas, pero en un año como este si que tienen agua, aunque se secan con rapidez.

Esta semana he querido ver saltos de agua que conozco bien desde de arriba, pero esta vez desde abajo. Descubrir estos caminos me llena de adrenalina, son pequeñas aventuras, algún rasguño con las plantas, dudas y sorpresas, pero te hace darle más valor a lo que tienes.

Un simple salto de agua, pero hay que llegar en un entorno selvático.


Una parte de la población está haciendo exactamente lo mismo, nos limitan el mundo, pues vamos a conocer bien nuestra casa.

Resolver dudas de procedencia del agua, simplemente hay que reseguir el curso del río, no vale con decir que viene de la montaña. Conocer ese entorno fluvial irregular y complejo con orografía compleja y vegetación densa.

En el mapa es fácil seguir el camino, pero la realidad no es tan sencilla

Redescubrir lugares que ya pasaste, pero desde otra perspectiva. Que grande es el mundo si vas palmo a palmo a conocerlo y entender como funciona.
Es la parte positiva de tener limitaciones, es divertido buscar los límites.

Siluetas conocidas, pero con un ángulo un poco diferente.

Mírame a los ojos

Las circunstancias actuales ayudan a que al tener las bocas tapadas, los ojos ganan el protagonismo que se merecen. Yo siempre miro a los ojos, no suelen engañar si los miras con paciencia y detalle.

Después de semanas de encierro, con incertidumbre cada uno reacciona como puede. No tengo dudas que mucha gente conocerá la ansiedad en las próximas semanas, siempre sale cuando crees que todo ha pasado.
Puedes seguir enganchado a las noticias, preocupado por los rebrotes y porqué tu vecino sale sin mascarilla. Eso no te va ayudar a tener una actitud positiva y tampoco va a solucionar nada, solo vas a generarte malestar e impotencia.

Disfruta de la vida, día a día de las cosas pequeñas que eran imposibles hace poco. Fíjate en esas caras alegres por la ansiedad libertad, hemos compartido una vivencia global que en parte nos ha unido, claro está el que lo quiera ver así. Puedes seguir con la negatividad y esperar las malas noticias o vivir tu vida y dejar de preocuparte por lo que nada puedes hacer. Ya tienes tus miedos, que no te impongan más miedos. Los hospitales siempre están llenos de cosas que asustan, cada día muere gente pero nunca te habían puesto en las muertes por una enfermedad.

Sube bien alto, para ver otra perspectiva

Nos preparan un nuevo mundo, nos tendremos que adaptar a lo que nos impongan, veremos que libertad nos dejan.

Cada vez es más difícil salir de la sociedad, por no decir que es imposible, pero de momento el pensamiento es libre para poder adaptarse a las normas que te imponen.

Tu pensamiento te hace sentir libre en algunos momentos. Mi libertad siempre está cerca de la naturaleza.

Disfruta de lo que tienes cerca, no te hace falta alejarte tanto sin conocer al detalle lo que te rodea.

La naturaleza cubre la historia, pero la protege mejor que nosotros mismos
Mira tus ojos en el espejo para ver lo que reflejas