No quiero ver gente

A mi me pasa, días en que la sociedad me satura, necesito asimilar todos los cambios sociales. Ayer con la noticia de la mascarilla obligatoria es uno de esos días que tengo claro que buscaré lugares tranquilos para no tener contacto con demasiada gente.

Tenemos un problema de mala distribución de la población, lugares que es imposible tener distancia social, el problema es que como buen mundo global nos meten a todos en el mismo saco. Gente que vive en ciudades y no tiene ni idea de lo que es vivir en un pueblo. Hay vida más allá de las urbes y hoy en día con menos diferencias de las que creen cuando solo pasan un rato el fin de semana.

Se prepara un éxodo urbano, la gente se cansó de las ciudades, pero el problema está en que muchos de ellos no conocen el término medio y buscan lugares excesivamente aislados que si que tienen ciertos problemas. Pero hoy en día en un pueblo grande puedes contar con la mayoría de servicios que en una ciudad a menos distancia.

Recuerdo que pueblo oficialmente tiene menos de 10000 habitantes en España, no son las ciudades metropolitanas que llaman pueblo los que salen de las grandes ciudades. Hay vida todo el año y por hospitales no te preocupes, total ahora mismo tampoco sirven demasiado salvo que tengas el virus de moda.

La sociedad como siempre está en constante evolución, hay que perder el miedo a moverse, no somos árboles, aunque lo parece porque en nuestra semana hay personas que es un drama salir de su barrio e incluso de su calle. Esas actitudes han ayudado mucho a la especulación inmobiliaria. Personas que pagan más por una vivienda en propiedad o de alquiler por quedarse en su barrio de toda la vida, pero esas mismas se quejan de que el barrio ya no es lo que era. Normal antes no habían smartphones para dedicarle tantas horas, enciclopedia en el móvil. Queda claro que este mundo ha cambiado, así que para que un lugar se quede anclado en el tiempo poca gente tiene que tener, pues los que cambian son las personas, los que edificios son los mismos, las montañas no evolucionan en una década, los valles siguen siendo valles.

Todo sigue igual, pero nosotros ya no somos los mismos

Hay muchos pueblos envejecidos, la España vacía que se podrían recuperar. Estos tiempos que piden distancia son los ideales para replantearse cosas. Quizás de un problema pueda surgir una solución…

Alto Tajo un ejemplo claro de la España vacía, es la región con menos densidad de población de toda Europa. No es Siberia, hay siglos de historia, vivió mucha gente con menos infraestructuras y comfort en sus hogares.

Trabajar desde casa se ha impuesto con la pandemia, pero creo que debería quedarse.
Con el controvertido 5G la conexión será buena en cualquier lugar, así que vivir en ciudades empieza a tener sentido. Ciudades que se llenan de carriles bici, pero no aumentan sus zonas verdes que son las que realmente ayudan a mitigar el efecto de isla de calor. Menos asfalto es la clave, incluso césped artificial en las azoteas.

Hay vida más allá de las ciudades

Mírame a los ojos

Las circunstancias actuales ayudan a que al tener las bocas tapadas, los ojos ganan el protagonismo que se merecen. Yo siempre miro a los ojos, no suelen engañar si los miras con paciencia y detalle.

Después de semanas de encierro, con incertidumbre cada uno reacciona como puede. No tengo dudas que mucha gente conocerá la ansiedad en las próximas semanas, siempre sale cuando crees que todo ha pasado.
Puedes seguir enganchado a las noticias, preocupado por los rebrotes y porqué tu vecino sale sin mascarilla. Eso no te va ayudar a tener una actitud positiva y tampoco va a solucionar nada, solo vas a generarte malestar e impotencia.

Disfruta de la vida, día a día de las cosas pequeñas que eran imposibles hace poco. Fíjate en esas caras alegres por la ansiedad libertad, hemos compartido una vivencia global que en parte nos ha unido, claro está el que lo quiera ver así. Puedes seguir con la negatividad y esperar las malas noticias o vivir tu vida y dejar de preocuparte por lo que nada puedes hacer. Ya tienes tus miedos, que no te impongan más miedos. Los hospitales siempre están llenos de cosas que asustan, cada día muere gente pero nunca te habían puesto en las muertes por una enfermedad.

Sube bien alto, para ver otra perspectiva

Nos preparan un nuevo mundo, nos tendremos que adaptar a lo que nos impongan, veremos que libertad nos dejan.

Cada vez es más difícil salir de la sociedad, por no decir que es imposible, pero de momento el pensamiento es libre para poder adaptarse a las normas que te imponen.

Tu pensamiento te hace sentir libre en algunos momentos. Mi libertad siempre está cerca de la naturaleza.

Disfruta de lo que tienes cerca, no te hace falta alejarte tanto sin conocer al detalle lo que te rodea.

La naturaleza cubre la historia, pero la protege mejor que nosotros mismos
Mira tus ojos en el espejo para ver lo que reflejas