Haz lo que puedas hoy, que mañana ya veremos

La movilidad libre como la teníamos concebida se ha visto restringida los últimos meses y se empieza a ver la amenaza de que en un futuro por lo menos sea bastante más cara.

No soy experto en energía así que no tengan en cuenta la humilde opinión de un servidor.

El coche eléctrico impuesto con calzador, que no acaba de arrancar, porque sinceramente no hace falta ser ingeniero para darse cuenta que la infraestructura no está montada. En un país como España lo lógico sería llenar nuestros tejados de placas solares, no pensar en abandonar campos para plantar placas.

Demasiados intereses de las eléctricas por controlar el mercado a su antojo.

Impuestos por emisiones, autovías de peaje, motores térmicos con fecha de caducidad… Todo ello invita a moverse en coche antes de que sea demasiado caro y vuelva a ser un lujo.

Un mundo con demasiada gente para consumir recursos, todos queremos lo mejor, pero no todos tenemos acceso. Un virus no es suficiente para poner freno a este crecimiento exponencial de la población que no puede traer nada bueno si no sabemos optimizar los recursos.

La solución es clara, compartir, aprender a restar en todos los aspectos.
Somos animales sociales, pero egoístas y protectores de lo nuestro. Le pedimos al vecino que funcione cómo nosotros no somos capaces.

Aunque tengas el paraíso al lado, es lícito querer conocer más. La aventura del conocimiento es ilimitada.
Descubrir lugares con la calma, simplemente una manera de vivir…
El valor añadido del arte urbano y la facilidad de compartirlo actualmente
El trabajo para atraer al visitante, para compartir con orgullo lo que tenemos…

El Reencuentro

Ayer no publiqué nada, por primera vez en 6 meses falte a mi cita diaria.

Fue el día del reencuentro con mis padres y también con mi mejor amigo. Sensaciones extrañas de volver a viajar al sur pero ya con bastante movimiento, sensación de normalidad.

Más de 3 meses después es bonito volver abrazar a tus padres. Muchas llamadas te mantienen al día, pero no llegan al nivel de un encuentro personal.

Sensaciones encontradas

Conversaciones y paseos que me apetecían, todo ello forma parte de mi. Con to ello, no tome ninguna fotografía.

Al regreso a casa, hice un alto en el camino y regresé corriendo por la montaña.
Me encontré fuerte y conseguí subir todo el rato corriendo un tramo bastante duro que en otras ocasiones no pude.

Una vez más con las Cingles como referencia

Sensaciones extrañas después de tanto tiempo, la pesadilla pasa, pero después de ella te despiertas agotado y con los ojos pegados. Cuando todo parece que tiene que ser alegría es cuándo aparecen de nuevo las dudas y los miedos.

Nieve en Junio

Mil maneras de repartir el pastel

Problemas globales de un mundo global que se cierra a sus banderas y territorios a veces de dudosa realidad.

En Catalunya ahora salen las regiones sanitarias que seguramente la mayoría de ciudadanos ni conoce. La mayoría de gente no sabe ni los límites de su término municipal.
Es normal muchas veces se acotan territorios olvidando la propia geografía física o esta deja de ser visible, un ejemplo son cauces que se urbanizan y dejan unas delimitaciones invisibles.

La geografía política es claramente mente compleja, con fronteras históricas y con historias dentro de esas fronteras. En el mundo que teníamos hasta hace poco, parecía que estas limitaciones se difuminaban.

La geografía física no engaña, un río, montaña es un frontera clara, de dos regiones naturalmente diferentes.

En el límite municipal, pero difícil de verlo claramente. Pero las montañas si que separan dos comarcas claramente diferentes.

Como aficionado a la meteorología, me encanta las diferencias en cada valle, diferentes climas en pocos kilómetros como se dan donde vivo. El clima sería otra manera de clasificar territorios. El clima puede unir más que una bandera. Condiciona mucho la manera de vivir, los cultivos que a su vez influyen tanto a la gastronomía.

El mediterráneo una gran región natural

Ahora es un debate para la desescalada, esas fronteras políticas, pero el virus se mueve sin control.
2020 un año de replantearse el mundo a la expectativa de hacia dónde vamos.