El mundo sigue fuera de Matrix

En estos tiempos tan confusos que vivimos en que cada vez es más claro que nada volverá a ser como antes.

A nivel personal me encanta ver pocos coches y poca gente en las calles, me podría acostumbrar fácil, siempre he sido una persona de pequeños grupos, las multitudes me agobian. Pero claro cuando Matrix pase, nos daremos cuenta que seguiremos siendo demasiados, volveremos a contaminar, las aglomeraciones, las colas. Tantos días de tranquilidad e introspección, nos hará más difíciles esas situaciones.

Soy una persona que bastante tiene con sus propios miedo, no creo en los miedos que me quieren imponer, lo siento soy egoísta y para problemas me bastan con los propios. No puedo ponerme a pensar lo peor, siempre pienso que todo saldrá bien, porque con el miedo no se va a ningún sitio.

Vas en coche cada día, no puedes pensar que vas a tener un accidente. Tampoco puedes pensar en accidentes laborales ni ponerte hipocondríaco y visitar un hospital para darte cuenta de todos los problemas que existen. Cada día fallece mucha gente por problemas cardiovasculares, cancer, accidentes…

Los hospitales nunca han sido un sitio bonito, una buena actitud ante la vida es una de las mejores medicinas.

Estar encerrado en casa, te baja el ánimo, intentar eliminar todas las bacterias te hace más débil. El sofá es el mejor camino hacia el cementerio, pero claro hay multitud de distracciones para olvidarlo. Pastillas que todo lo arreglan, pero te mueres poco a poco.

Vicios no demasiado sanos que ahora aumentan, fumadores que fuman más por la ansiedad de la situación pero salen con miedo a la calle con mascarilla y guantes para después fumar su droga, son números que compran para visitar el hospital…

No hay bares, pero el consumo de alcohol no baja, en casa para aislarse de la realidad.

Todo esto con aplausos y vecinos con aspiraciones de ser policías y criticar las nuevas malas conductas. Mira tú ombligo y crees que puedes seguir todas las normas, en un momento de tanta confusión, amparados por un virus de dudosa procedencia.

Aplausos a sanitarios que se dejan la piel, como siempre lo hicieron, ahora son héroes, cuando hace 4 días eran unos privilegiados.

La memoria y coherencia de esta sociedad es preocupante. Parece que todo el mundo está contento en casa, ya no hay revolucionarios.

Están acabando con el pequeño como hace tiempo que querían pero aplaudimos, desconcertados pero contentos viendo una serie en Netflix. Que divertido hacer deporte gracias a Instagram. Las videollamadas con gente que casi nunca hablas.

Tengo la sensación que con el miedo nosotros solos nos hemos puesto la correa el chip y el bozal, somos más sumisos que nunca. Como funciona el miedo, palabras que menciona una guerra contra un enemigo invisible, envueltas en falsa unión patriótica.

A nivel social hace tiempo que soy negativo, pero ahora esta situación me está demostrando lo fácil que somos manipulados.

Yo soy uno más en esta sociedad, por desgracia tampoco tengo mucho margen para cambiar las cosas, pero por lo menos siempre me quedarán las palabras para expresarme, el derecho a pataleta hay que ejercerlo.

Ahora están siempre acompañadas…


Lo siento si ofendo alguien por ponerme un poco ácido, nadie tiene la verdad absoluta, es una simple opinión, la mía.

Aunque soy obsesivo, mis opiniones pueden cambiar, pero hay ciertas bases que son rígidas. No me gustan los cambios, pero creo que en esta situación me voy a sentir más identificado con la sociedad porqué muchos ahora empiezan a conocer la ansiedad y el miedo a tener un futuro incierto. Han desmontado el mundo como lo conocíamos, yo desmonté el mío hace un año, me avance un poco, pero muchas de las cosas que suceden a mi ya me tenían inquieto. Ahora tengo menos, pero con esta situación me hace más fuerte, tengo menos que perder.
Ya se lo que es perder ilusión por la vida y sentirte perdido, llevo meses así, analizando fríamente esta situación global no cambia demasiado mi vida a nivel individual.
Sin metas, clara pero conociendo lo que realmente te ayudo a salir del pozo. Lo que te mantiene en vida, jamás renuncies a ello, aunque para ello te toque ser delincuente, tu vida esta por encima de cualquier ley, sin vida no hay normas, sin vida no hay miedo. No se puede tener miedo de vivir.

Sigue el camino de la vida…

Tiempo de reflexión

Estos días tan extraños, vivimos situaciones que sólo conocemos de la ficción es normal perder un poco la razón.

La ficción está bien, pero también ordenar tu propia historia. Ver fotos, revisar tus logros, viajes para entender como has llegado a dónde estás. Muchas veces el ritmo de vida no nos permite parar pa reflexionar.

Las redes no dejan de ofrecernos entretenimiento y ofrecen actividades online, pero es que es tan malo simplemente parar a reflexionar. Yo llevo meses así, ahora que ya me notaba mejor, toca encerrarme. Pero bueno sobre todo esto yo ya he dicho mi opinión, con el siguiente vídeo os comparto mis ideas, espero no herir sensibilidades personales, no es mi intención.

Reflexiones un poco antes de juzgar…

Pero vamos aparcar el tema, recordar el pasado…

Riesgo de aludes 4 y caminando sin salir de la pista…
Con los pies en la tierra, pero soñamos con volar…

La curiosidad mata al hombre, pero le ayuda a evolucionar.
Necesitamos sentir el riesgo controlado, hay personas incluso más. Eso nos hace sentir vivos.

Hace tiempo que hacemos muchas más cosas que las inherentes a nuestra especie. Salimos de las cavernas y de ser cazadores, para domesticar animales, cultivar la tierra y modificar el paisaje a nuestra necesidad. En nuestros genes tenemos el instinto de supervivencia y de reproducción, aunque a veces no lo creamos.

Hemos conseguido tener miembros de familia de otras especies…
Buscando caminos para llegar donde sea necesario
Dominando todo tipo de superficies
Sin miedo a subir alto para ver todo con una perspectiva diferente
Si es necesario trepar utilizando las manos también.
Equipados para afrontar la climatología adversa
Disfrutando de la vida
El elemento básico de vida

Pero nunca olvidemos que nosotros mismos somos nuestro peor enemigo, envidias y ganas de poder. Nos destruimos solos, tenemos el bienestar, pero no todo el mundo disfruta de el, cada vez más control escondido en falsa libertad. La libertad se acaba cuando condicionas la libertad de tu vecino. Todos somos iguales, pero queremos ser los mejores.

Belchite es un claro ejemplo de quien es nuestro verdadero enemigo…

Días extraños

Hoy tenia la intención de hacer una entrada con ideas para pasar lo mejor posible en casa estos próximos días, pero es una situación tan extraña que no me siento capacitado de recomendar nada.

Yo hoy salí a correr, para mi es imprescindible. Me gusta estar en casa, pero necesito el contacto con la naturaleza. Tengo la suerte de vivir en Centelles y la verdad en un circuito de casi 13 kilómetros no me cruce ni con 10 personas. Vacas, pájaros, perros, gatos, caballos superaron con creces a los humanos

Estos campos van un poco avanzados este año. El Amarillo dominará en unos días

El confinamiento de poco me sirve si mi mujer va a trabajar en un supermercado, ahora mismo es una locura como esta comprando la gente.
Soy un poco incrédulo con las informaciones públicas, creo que el Coronavirus está bastante más extendido de las cifras oficiales. De sobras se sabe que no a todo el mundo les hacen pruebas, porque no son rápidas.

Hay fuentes que apuntan que el 80% lo pasaremos, así que ya se pueden hacer números.

Son días de confusión, que a mi no me gustan nada, por carácter esta incertidumbre me hace huir. No me gustan los problemas, casi siempre tomo distancia para saber esquivarlos antes que enfrentarme directamente.

Leyendo redes sociales y opiniones públicas me duelen muchas críticas que se hacen.
Gente de Madrid y también de Barcelona que se ha marchado a su Segunda residencia, reciben críticas de algo que nadie les ha prohibido. En todas la películas de catástrofes la gente huye de las ciudades, no justifico nada simplemente empatizo con su situación. Ahora no los quieren en sus lugares vacacionales, pero si su dinero y que este verano se pasen el mes de Agosto allí.
La famosa solidaridad Territorial me parece que en este caso se ha demostrado que no es real, nadie quiere a la gente que viene de lugares infectados. Cierren Madrid, Catalunya… Luego somos el mismo país, pero nadie quiere la peste.

El miedo saca lo peor del ser humano, viendo imágenes del supermercado aún hay gente que criticará la gente que huye de una guerra o de la pobreza.

Esta claro que todo es susceptible de críticas. Lo que parecía imposible hace un mes, está aquí. La serie apocalíptica es real, con un futuro incierto, encima quizás todo planeado.

En 2020 el mundo tenía que cambiar y lo va hacer, es una casualidad…

Cada uno que creo lo quiera, pero las dudas son evidentes y creo que esta situación no se va olvidar fácilmente, porque hay que tener muchos años para recordar algo similar.

El trabajo desde casa crecerá, se volverá a fabricar fuera de China, la globalización es el enemigo. Reducción de emisiones tan ansiada, disminución de la población, más control, más manipulación, nuevos fondos para ayudas que sabemos que por el camino muchos euros se perderán.

No me falto el saludo de mis cachorros 😊

Bueno una entrada un poco ácida y crítica, espero no crear demasiada polémica, no es mi intención pero necesito expresar mis opiniones.
Mucha paciencia a todo el mundo que no hay mal que cien años dure.

Reflexiones inquietantes

Aunque no me guste estar demasiado pendiente de las noticias desde hace años, el tema del Coronavirus lo voy siguiendo. Los números y la ciencia me gustan.

La gestión del virus no puedo decir si es la correcta, ahora lo que si que tengo que decir es que he visto cosas absurdas en el comportamiento de la gente.

Comprar hasta vaciar estanterías en los supermercados, creo que es no escuchar la información que tenemos.

Medidas como la de anular clases en Madrid y muchos eventos y convecciones ya es un buen golpe a nuestra economía. Al final resultara que la crisis del 2020 será por el Coronavirus y el miedo su aliado.

Ahora son todo alarmas, pero en un mundo globalizado todo tiene relación. La fábrica del mundo para, menos emisiones. El turismo para, menos emisiones. Se apuesta por el teletrabajo, menos emisiones y movimiento. Queda claro que no hacer nada es lo mejor para reducir las emisiones.

Esta nueva década, venía destinada a sufrir cambios, es quizás el Coronavirus un pequeño detonante para cambiar el sistema.

El petróleo por los suelos, las bolsas desplomadas, el fútbol a puerta cerrada y eventos de más de 1000 personas suspendidos. Es un panorama un poco extraño, pero con supermercados con multitud de gente, arrasando con todo.

El fin del mundo, apocalipsis. Tantas series de futuros apocalípticos, ahora exageramos o no tenemos confianza en lo que nos dicen.

Cada vez nos manipulan mejor y nos hacen responsables de lo que sea necesario.

Así me quedo viendo lo que está sucediendo.
Aislamiento para evitar el contagio

El combustible a la baja pero la gente sin ganas de moverse. Sinceramente no veo a este país encerrada en casa en Julio. La Primavera ya esta aquí y hay que disfrutar de ella.

Es una bola de nieve colina abajo, cada vez es más grande y no se puede frenar.

La movilidad que tenemos ha quedado demostrado la facilidad de generar una epidemia. Virus hay y mucho peores que este, esto es una prueba de propagación. Como se multiplican los casos día a día, se va conociendo el origen y se aisla la fuente de contagio y en unos días los contagios tal como ha pasado en China. Así que en Europa no tendría que se diferente.

Domingo

Día de comida en buena compañía y con buena conversación.

Desde que empecé a escribir en este blog no he fallado ningún día, así que hoy no podia ser menos.

Mitos que fallecen, desde aquí descanse en paz Kobe Bryant.
Hay que pararse a pensar un poco y disfrutar cada día, el futuro es incierto.

Si pones la televisión es posible que no tengas una gran dosis de positivismo, quizás ni siquiera de realismo, porque te cuentan lo que te quieren contar.

Emergencia climática, ahora tienen prisa por un problema que se conoce hace bastante, pero que detrás vuelve a predominar el interés económico. Si es un problema global, no entiendo que pinta el dinero, es a caso más importante que la salud y la vida de los habitantes de este planeta.

El Corona Virus, siendo realista no creo que sea fácil de que no se extienda por todo el planeta, China tiene un flujo de movimiento de personas a nivel mundial, que es fácil tener una epidemia. Siendo positivo, según cifras de la OMS la mortalidad es de poco más del 3%, en su día seguro que muchas gripes tenían una mortalidad superior.

Se ha montado un mundo capitalista global con un nivel de conectividad muy alto, que le gusta el sensacionalismo, pero tiene miedo de reconocer que las epidemias no son nada nuevo.
Las inundaciones tampoco son nada nuevo, la suciedad de las playas del mediterráneo es nuestra y la arena no se ha esfumado, los ríos están aportando sedimentos que quizás no irán donde quisiéramos pero es el ciclo natural. Si analizamos la historia, el paisaje que conocemos esta directamente influido por nuestras acciones y forma de vida. El Delta del Ebro esta en plena regresión porque no hay aporte de sedimentos, pero la realidad es que en su día creció tanto por la gran deforestación de todo su cuenca. La superficie forestal crece en España, porqué se abandonan tierras de cultivo, pero muchas veces las políticas de regeneración con resultados más rápido, pero con especies no autóctonas. Así que realmente es más difícil de imaginar el paisaje original ibérico, con una Castilla llena de árboles, cuando ahora es el cereal y la viña la que domina.

Y toda acción conlleva una reacción, la respuesta la hemos visto esta semana, no es la que siempre se escucha últimamente del cambio climático. Es duro reconocer los errores, difícil de actuar para arreglar lo que no se hizo bien.

Pequeños apuntes de reflexiones profundas que darían para muchas páginas, pero tampoco me ofuscare demasiado, somos el mayor enemigo de nuestra madre tierra.

Vive lo mejor que puedas y piensa en el que te permite tener un plato de comida en casa. Empatiza con las personas no con el dinero, más Psicologia y menos capitalismo.

Vivimos en sociedad y todos tenemos nuestra función, todos somos necesarios, el valor humano esta por encima del capitalismo. El dinero no se come, ni te construye una casa, te planta unas patatas y las procesa y distribuye para que las tengas de todas las variedades posibles en tu supermercado.

Todos somos héroes del sistema, aunque este solo nos trate como un simple número, pero tiene miedo de que algún día estemos todos de acuerdo, nos aprietan pero nos dejan respirar lo justo para que no perdamos el miedo, porque cuando no tienes nada que perder somos peligrosos.

Disfruta lo que puedas