Todos los días de mi vida

Con esta carta de presentación es difícil no aceptar el reto. No es solo una frase es una filosofía para seguir adelante día a día y motivarte para atreverte a cruzar el río y seguir tu camino…

Con un puente es mucho más fácil

El destino nos ha unido para aceptar el reto y volver a pensar en el futuro y sonreír. Tener un presente motivador y acompañado por un gran equipo.

El camino es un camino claro, pero nadie me ha dicho que fuese fácil, pero no quiero mirar atrás y volver a esas tardes oscuras…

Lucharé ahora que vuelvo a tener sueños, por todos los que creen en mi, no puedo fallar por mi parte.

Ya es público, reto aceptado

Cuerpo y mente van unidos, por ello quiero volver a sentirme bien. Que la oscuridad no vuelva a invadir mi mente, seguir la luz que encontré o quizás fue ella que me encontró.

Podemos caminar juntos porqué ambos hemos cruzado el río, en nuestro camino volverán aparecer más rios pero ya encontraremos el puente.

Ya nunca caminarás solo, quedarte atrapado sin poder volver atrás te hace ver que hay más personas cómo tú, solo hace falta ver su brillo.

Personas que quieren levantarse todos los días de su vida y mirar adelante para no volver a caer, seguir la luz y dejar atrás la oscuridad sin olvidar que hizo caer. Aprender de la caída y valorar el tiempo que te costó levantarte, no siempre te puedes levantar a la primera. El tiempo es relativo, porque puedes avanzar rápido pero quizás en la dirección equivocada. Mejor parar y buscar el camino correcto, sin mapa la estrella polar te indicará dónde está el Norte, aunque a veces no la veas, está allí todos los días de tu vida…

A tú lado me siento seguro.

El camino se pone cuesta arriba pero ya construiremos escaleras para avanzar a paso firme y seguro

El lado positivo

Hoy un poco de descanso de meteorología, mañana regresa al blog.

Con los años aprendes a conocerte, aunque a veces te cuesta admitir quién eres. Es fundamental quererse y quedarse con lo positivo. De casi todo se puede sacar algo positivo, quizás ahora no lo veas, pero el tiempo ayuda a tener la perspectiva suficiente para que lo que te sucede sea un aprendizaje.

Tampoco hay que olvidar, aunque no sería malo, pero eso ya depende el carácter de cada uno, recordar es bueno, pero sin rencor, sin miedos.
Tengo pensamiento obsesivo, se reconocer los que no me ayudan, no me los puedo sacar de mi cabeza, no son archivos en un ordenador, pero si puedo centrarme en otra cosa, por lo menos intentarlo.

Soy yo, necesito mis obsesiones para salir adelante en esta vida, a veces me llevan a callejones sin salida, pero también me dan las alegrías más profundas.

Mis primeras obsesiones fueron amorosas, idealizando a las mujeres por las que me sentía atraído. Se convertían en personas inalcanzables, pero que el más mínimo gesto de afecto se convertía en un subidón de energía para mí. Al fin y al cabo, a veces es bueno que te quieran, aunque no sea amor, sino obsesión.

Esa etapa de mi vida esta superada con éxito, y la parte positiva es que alguna de esas mujeres por las que yo me obsesioné, ahora mismo lee estas líneas con mucho cariño, solo por ello ya tiene sentido todo lo que vivió en mi cabeza.

Obsesiones positivas

Hace años que tengo pasión por los mapas, ahora gracias a la tecnología puedo poner imagen a esos lugares y eso me llena de satisfacción.

Saber la altura, latitud cuando viajo me encanta y ahora es todo tan fácil.
Conocer la climatología del lugar que viajo, su paisaje vegetal, que animales viven.

Tengo inquietudes científicas, dudas de todo tipo, que ahora con Wikipedia son fáciles de resolver.

Dormir lo necesario, no saltar comidas e intentar tener un horario, mi mente necesita un equilibrio, piensa que el cuerpo es como una máquina que hay que cuidar bien para estar en buen estado.

Estas obsesiones positivas me han ayudado a dar sentido a la vida en los momentos de bloqueo por obsesiones sociales, que no puedo hacer nada y me llevan a situaciones sin salida.

No hay que perder los buenos hábitos, aunque a veces incluso cueste, pero no hemos de olvidarnos de nosotros.

Estar bien contigo es fundamental

Da igual si nada se te da bien, puedes ser un desastre a nivel social, poco competitivo, con conflictos sociales. Pero aún así no olvides de valorar los esfuerzos que haces, da igual si el resto no los ve, solo tu sabes lo que cuestan las cosas. Empatiza con tu entorno, intenta ayudar al que se bloquea en algo sencillo para ti, porque cada uno tiene sus limitaciones. Supérate a ti mismo, pero no entres en lemas capitalistas de crecimiento infinito, se realista, no siempre se puede crecer. Evolucionar no siempre es mejorar, tener nostalgia no es malo. El pasado siempre tiene que ser bueno, porque lo malo sólo es aprendizaje.

Compite contigo, tú eres quién mejor te conoces, puedes engañar a todos, pero no te engañes a ti. El pensamiento es libre, que no te condicionen, piensa lo que quieras, ya actuarás como puedas, porqué en el fondo todos somos actores. Busca tu escenario, en el que te sientas cómodo…

Tú decides…