Barcelona

Durante las próximas semanas hay que tener en cuenta las limitaciones provinciales, aunque lo cierto es que en Catalunya estamos más acostumbrados a las comarcas, los límites provinciales dejan algunas poblaciones es situaciones un poco cómicas.

Por suerte para mí estoy en una provincia muy completa, mucho más que la archiconocida ciudad Condal.

Hay que valorar lo que tienes a tu alrededor, aquí no falta playa, bosques, ríos, alta montaña y pueblos de arquitectura interesante.

Lago de origen minero, pero visualmente muy atractivo. La comarca del Berguedà con gran pasado minero y buenos bosques.
El mapa provincial de punta a punta son más de 100 kilómetros. Costa y una orografía compleja con multitud de microclimas.

Una de las montañas más míticas de Catalunya se encuentra íntegramente en la provincia de Barcelona, el querido Pedraforca. Parques naturales no faltan, a pesar de ser una provincia con un tejido industrial importante y el sector turístico importante. La marca Barcelona se vende sola, el puerto más importante del Mediterráneo.

Pedraforca

La influencia de Barcelona es potente, pero a pesar de ello se puede encontrar ambiente rural en puro contraste con la capital.

Pueblos con encanto que nos alejan de la urbe y evocan un mundo rural épico.

Mura para mí uno de los imprescindibles de visitar con sus calles y ambiente de pueblo
Rupit y su puente colgante
También podemos encontrar pueblos abandonados en medio de la montaña como Peguera
La Costa de Garraf con la montaña pegada a la playa. Sitges un gran ejemplo de pueblo pesquero, aunque en realidad es una gran ciudad.
La costa del Maresme con el faro de Calella

La variedad de paisajes es grande, playas no faltan, además de la posibilidad de acceder a ellas con transporte público, el tren pasa por toda la costa del Maresme. El ferrocarril Barcelona a Mataro es el más antiguo de España inagurada en 1848.

Pero si prefieres alternativa de agua dulce, también hay rios para bañarse, en general la calidad del agua ha mejorado mucho. Rios que eran auténticas cloacas a cielo abierto en mi infancia ahora están llenos de vida y se convierten en un espacio verde para hacer deporte y pasear.

Rincones que hasta hace poco eran poco conocidos, pero internet ayuda a su difusión. Siempre con el máximo respeto a la naturaleza, no hay que confundir un parque natural con uno urbano. Los residuos vuelven con nosotros.

Así no tengo ningún problema en quedarme en mi provincia, me gusta dónde vivo.

Pero todas las provincias tienen lugares singulares que descubrir, internet ayuda mucho a conocerlos, sólo hace falta ganas de disfrutarlos. Las ganas de salir muchas veces nos hacen pasar por alto lugares que tenemos muy próximos.

Maravillas naturales, siempre buscando la singularidad.
Orografía caprichosa que ofrece diferentes perspectivas

Así que no lo dudes Barcelona es mucho más, disfrutar de ella…