En el camino hacia la rutina

A mi manera, con mi propio estilo, sin dejar de ser yo, vuelvo a trabajar. De momento superando retos, recuperando confianza y viviéndolo a mi manera, son retos, no obligaciones y sobretodo día a día.

Me he desconectado de todo, también he abandonado el blog, pero cuando tenga la rutina más dominada seguro que buscaré hueco para publicar.

El tema de previsión meteorológica es más complejo, pero no faltará esta semana, seguramente el Viernes o el Sábado.

Aprovechando cada segundo en observar lo que me rodea.

Hoy podría haber ido a comer a casa, pero he preferido comer en plena naturaleza, remojarme los pies y la cabeza, en la sombra. En casa luego cuesta salir.

Tener un lugar así a sólo 5 minutos de un polígono industrial es todo un lujo.

Mi manera de entender el mundo poco va a cambiar a estas alturas de mi vida, mañana cumplo 38 años. Da igual el estado social en que me encuentre, me niego a dejar de ser yo.

El blog una gran terapia

Después de 7 meses de este blog, pocos días he fallado a la cita diariamente.

Ha sido una buena terapia para desahogarme cada día, también para aportar cosas buenas. Ver que te visita gente de todo el mundo, que interactúan contigo, valoran las fotografías y la manera de ver el mundo.

El lunes empiezo una nueva etapa laboral, así que el blog seguramente sufrirá en número de publicaciones, pero intentaré mantener la calidad. Las previsiones meteorológicas no faltarán, quizás a horarios diferentes. Es posible que la previsión del Lunes sea el Domingo, la del Viernes al Jueves.

Por otra parte, las nuevas experiencias sirven para renovar ideas.

La luz ilumina mi nuevo camino

Mañana es viernes y toca previsión meteorológica.
Gracias por todos los que me siguen día a día y pasan parte de su tiempo aquí.

El tiempo le da perspectiva al camino abandonado

El paso del tiempo ayuda a ver las cosas de manera distinta, te das cuenta que hay cosas que no puedes cambiar, pero vuelves a tener ganas de afrontar tus miedos con la experiencia vivida y el sosiego del tiempo que pasó.

Es buen momento para retomar el camino, incertidumbre general que se camufla fácilmente con la de uno mismo. Miedos y dudas que ahora son más globales, mi instinto quizás ya sabía lo que pasaría.
Tengo claro que esta década viviremos muchos cambios y el rumbo no será exactamente como el de la década pasada.

Retos globales que te imponen para que te sientas responsable sucede, lo cierto es que siempre en parte uno es responsable, pero es como una partida del domino, a veces la fichas solo te dejan una posibilidad.

El campo siempre ha estado ahí, ahora lo vemos de otra forma y no tengo duda que se repoblará pero de manera diferente, las ciudades ya no serán las únicas protagonistas

El miedo no puede durar eternamente, esas tensión te pasa factura. Habrá rebelión si se sigue tensando la cuerda, pero puede que ese tirón es para llevar hacia el nuevo orden a la sociedad. Más control, pero seguirán funcionando los planes B, siempre en la delgada línea roja que ofrece el sistema.

Que la luz del sol no nos despiste del camino

Hablar mucho sin contar nada, el pan de cada día machacando el tema de actualidad, poco a poco siempre hace un hueco en tu consciencia, aunque te creas fuerte y al margen de todo. Se atacan todos los flancos, estrategia de guerra moderna. La manipulación forma parte de nosotros desde que nacemos, es difícil saber como realmente actuaríamos sin la influencia de la sociedad.

Reflexiona, pero hay cosas que jamás podrás comprender, pero si llegar a convivir con la duda

Palabras que no acabas de entender, necesitan el momento adecuado para abrir la mente y sentirse protagonista de ellas.

Momentos que la sonrisa sale del alma y te sientes renovado y capaz de todo. Es un estado mental que no puede ser permanente. Disfruta tú momento, sonríe desde dentro, da igual lo que reflejes al exterior porque no podrás contenerte.

Como el agua pendiente abajo…