La noche más cálida

Esta noche he registrado la primera mínima tropical de año con 20,4°. Aquí no son muy habituales, pero alguna los últimos veranos toca.

Pero mirando estaciones, no me puedo quejar, hay zonas que llevan muchas noches tropicales e incluso ecuatorianas que le llaman a las que no bajan de 25°.

Las noches tropicales eran habituales en el Mediterráneo, pero ahora se dan en el Valle del Ebro y en la Meseta Sud, por supuesto Madrid con la ayuda de la isla de calor urbana.

En la costa Cantábrica, Galicia y la Meseta Norte se puede decir que no existen estas noches.

Noches que pueden parecer bonitas para andar por la calle en tirantes, con baños de mar o piscina nocturnos, pero para el descanso sin la ayuda de aire acondicionado o ventilador lo vuelven difícil. En zonas de costa encima con humedales relativas más altas.
Descansar bien es importante y el verano es un poco agotador, encima la luz solar ya empieza a no ser tanta. Como en todo en a vida al principio la novedad resulta atractiva, pero después de días de calor ya no resulta tan agradable.

Esta tarde espero tormentas que con un poco de suerte espero que me afecten para refrescar un poco el ambiente.

Siempre es mejor vivir a las afueras, al lado del bosque o del campo, el calor que acumulan los edificios se nota a primera hora de la noche

Unos días más y adiós canícula, el verano va pasando, por mucho que ahora se alarguen lo cierto es que seguramente ya hemos pasado lo más duro y ahora lenta agonía al Otoño cada vez más corto.

La luz es la única que no falla, la órbita terrestre por suerte no cambia tanto como para ser perceptible por el hombre. La luz es la que marca las estaciones y la que nos marca el ritmo.

Tenemos la suerte de poder cambiar de estaciones y al final siempre encontramos nuestro momento especial del año en que nos encontramos a tope.

Variación continua de la luz solar que en zonas ecuatorianas y tropicales no tienen.

El otoño me gusta porqué es la estación que queda más tiempo para volver al verano. Los primeros frescos los disfruto mucho y si las lluvias y temperaturas acompañan el cambio de color es espectacular.

Ya no queda demasiado para estos colores

Mirar atrás y ver el camino andado

Días que un le da un poco de nostalgia, el verano no especialmente cuando más me da, pero ahora que ya van acortando los días, la canícula que ya va llegando a su fin y por supuesto la ganas de que bajen las temperaturas en el ansiado otoño, ayudan a dicha nostalgia.

Ayer por la tarde jugando con mis hijos en una plaza al lado de casa que últimamente está llena de niños, me recordó a mi infancia. Yo vivi la infancia en la calle, la suerte de vivir en una calle sin salida y con un buen parque.

Es bonito ver como juegan las nuevas generaciones, como hay cosas que nunca cambian. Guerras de globos de agua, partidos de fútbol donde los bancos son las porterias.

Cuando dicen el año de su nacimiento y puedes recordar perfectamente cómo vivías por aquel entonces.

Vas sumando años y puedes decir hace 20 años o más. Recuerdo conversaciones con mi padre en las que siempre me pregunté como era la vida 20 años antes… Ahora soy yo el que puede dar respuestas.

Años que han pasado rápido, pero que llenos de páginas están.

Esta década que quieren pisar el acelerador para cumplir la famosa agenda 2030 de un nuevo mundo global. Me pregunto que quedará de esa esencia que aún veo en la calle a pesar de ser generaciones muy diferentes.

El ansiado retorno al mundo rural que ahora está ganando adeptos a marchas forzadas por la situación actual de amenaza de encierro.

Pueblos que tienen que volverse a llenar de vida para que vuelvan a tener servicios.

Mundo rural que aporta un poco de paz a este ritmo endiablado que nos lleva al estrés

Productos de kilómetro cero que necesitan salida directa sin intermediarios para conseguir un mejor precio para el consumidor y un mayor beneficio para el que los trabaja. La tecnología permite hacerlo, del campo a casa, calidad y eficiencia energética. Yo ya consumo algún producto así y creo que ese es el futuro.
Hay que hacer un poco de guerra al capitalismo salvaje que nos han marcado, que quiere convertir en esclavos a lose de abajo. Somos la mayoría, sólo hace falta ayudarnos más, olvidarse de envidias y generar riqueza a los de tú mismo nivel, poniendo en jaque a las mafias que dominan el mercado a base de explotar a unos trabajadores demasiado sumisos y sobretodo con el cerebro lleno de miedos.

El miedo es un veneno que lleva años y aún no se ha encontrado vacuna. Siempre hay algo para meter miedo, nunca se acaban las excusas.

Juventud sin miedo, tiempos de crecimiento de una generación que no prepararon para sufrir.

Finales de los noventa, el efecto 2000 era la amenaza, el AVE un objetivo. Turismo que crecía cada año, teléfonos móviles que su objetivo era ser más pequeños. Motores Diésel que ganarían la partida a los gasolina y que ahora son el veneno de las ciudades.

Música Makina, solo apta para parrilleros decían, prefiero no hablar de las letras actuales del regeton y sucedáneos posteriores. Mejor no decir nada que cantar lemas obsoletos y denigrantes.

Nostalgia de la buena, de una época gloriosa o simplemente de la que te quedas con todo lo bueno, lo malo fue un puro aprendizaje

Hoy he despertado nostálgico y como siempre un poco crítico con esta situación surrealista que vivimos día a día que es imposible aislarse salvo que te recluyas permanentemente en casa y tengas alguien que te suministre víveres para no tener contacto exterior.

Siempre naturaleza para tener una cierta paz interior

Regular o prohibir

Lugares mágicos que se saturan y conllevan su deterioro. El eterno problema de la sobre población y su pésima distribución.

Regular es una opción que puede funcionar, se consiguen ingresos, se genera algo de empleo y generalmente se valora más lo que pagas que lo gratuito. Somos así, nos gustan los parques temáticos y las normas.

El morro del Abella ahora regulado con un parking y un acceso de 2 euros por persona para poner freno a los efectos de la masificación.

Pero muchos otros lugares simplemente están prohibidos. Esta sociedad se está haciendo amiga de prohibiciones, de cara a la galería, luego cada uno hace gala de la natural picaresca. Tú prohibe que como no me afecta, una vez más que sociedad con más falta de empatía.

Le damos ideas a los que manejan los hilos, somos duros y nos gustan los castigos. Ahora después no se sorprendan cuando quieran reducir la población mundial, es la opción fácil hacia muchos, solo existe un pequeño problema moral, pero si la gente pide mano dura, pues lo tendrán.
Tengo claro que somos la peor especie para la tierra y que mejorar es tan sencillo como luchar por el interés común, reforzar lo que nos une, pero en lugar de ello le damos fuerza a lo que nos separa. Ahora mismo la gestión del virus de nuevo divide, justo cuando debería ser todo lo contrario, claro está que si quieres ser iluso puedes verlo todo muy bien, creer que papá estado nos protege.

Miradores naturales de un lago artificial

Un retorno al mundo rural a reconstruir lo construido es más sostenible que seguir haciendo barrios de cemento y asfalto nuevos. En época de distanciamiento porque no lo aplicamos, porque no hay servicio, ya llegarían…

Internet es la mejor conexión o por lo menos esa es la idea que nos están imponiendo. Una tormenta solar podría poner en jaque al sistema, la tierra sigue activa y cualquier día dirá sus palabras.

El ser humano débil ha creído que lo puede controlar todo, pero yo prefiero que mi juez sea la madre naturaleza.

Puedo esperar tranquilamente aquí, con los pies en la tierra no tengo vértigo…

La vida es una aventura

Hay veces en que la dificultad viene impuesta, otras la puedes escoger tú mismo.

Días que te desplazas como si tu todo fuera cuesta abajo, otros que arrastras una tremenda carga y te bloqueas agotado y no puedes terminar.

En el fondo a todos nos sucede, pero es de valientes reconocer cuándo vas cuesta arriba. El silencio te hace más misterioso y aparentemente superior, para no mostrar tú debilidad.

Cuando tomas una inercia las cosas parecen fáciles, incluso los pequeños repechos se pasan sin problema, pero cuando te paras aparecen los muros.

Una playa natural en la que no todos arena.

No malgastes energía para ir de sobrado por la vida. Regula bien tu maratón si quieres llegar a la meta,

Los atajos a veces tienen sus consecuencias




I feel good

August is warm, isn’t one of my favorites months, I lost my job but even I feel well.

I worked hard after months thinking about how to come back to work. After see the life empty without future, now I learn that the future isn’t posible without me.

I had good sensation in the job. I worked hard, for me is the most important. The rest of things of this crazy society isn’t my problem.

The world is changing so fast that better look day by day.
We will see lot of changes, specially the jobs will be very different than now. The virus is just a excuse to accelerate the change that should come. Lot of us we can be prepared to this change. The brain is blocked, we work with too much pressure the health is bad. Fear, insecurity, we are in danger.

Waves make impossible to continue…

This global world can bring virtual support from any part of the world. Know people from all the world and learn that the problems are quite similar.
Persons that make you happy even you only talk by chat, send some pictures an maybe some videoconference.
Maybe people that in another place you never know.

Jump together in this strange world

Future never was clear, but now is even more difficult to invest in something good for the next year. The most safe is just your health, necessary to do everything.

Enjoy the good moments, never come back

Every day could be important, life every

special moment.

Always thing to discover new things and places. The routine couldn’t be your life. I try to have new things to discover.

Confianza

Se acaba Julio y vuelvo a meterme en mundo surrealista.

Tienes que confiar para que no tengas que hacerlo todo. Es delegar, si confianza no saldrá bien.

No somos máquinas, los errores humanos son habituales, pero si has confiado en esa persona, dale una segunda oportunidad, valora lo que te aporta.

Este mundo tan productivo que tenemos, no deja valor al valor humano si no hay resultados a corto plazo.

Hay que dar tiempo al valor humano, es invisible pero genera buenos frutos, sólo hace falta un poco de paciencia.

No hace falta rodearse de discursos camaleonicos y de hiper positivo moticador. La base humana es confiar que en el siguiente paso la pierna no te falle.

Valorar el esfuerzo de mejora, es algo que no se suele premiar.

the

Toca sudar

Pues estos últimos días están siendo los más cálidos en mi zona, por suerte todas las noches bajamos de 20° así que sin noches tropicales.

Nuevas rutinas y con calor, lo estoy llevando mejor de lo esperado. Cada día baño de río frío para compensar el calor que voy pasando todo el día. Mucha agua y líquidos que saben a gloria y la ducha fría regenerativa.

El sábado pasado mis padres también me acompañaron a la piscina fluvial

I changed my mind

Since the last Monday I was working again. After a few months looking to recover my energy to work again.

I’m doing better than I expected. I changed the way. I do my job and I don’t care anything.

I feel free when I’m driving the truck, better long trips. I’m alone with my music and maps to know how to arrive to the new places.

Some places I went everyday. I like my route is very nice, not big cities and traffic jams.

I try to lunch in places like this.

This is how I see my life, enjoy some moments is very important. Just work is stressful and isn’t very healthy.

Cold water helps to be better in this warm days

This week was complicated for the blog, but I hope to recover time to write something interesting.

Still alive is this blog, looking for news ideas with a different life.

Nice places to lunch better that at home.

The time passes slowly in the nature and the stress goes out. Listen the water and the birds, out of the society.

38

Un número, el de mi edad que estreno hoy.

Me encuentro físicamente bien y encontrado un cierto equilibrio, he aprendido a obviar actitudes que me lastiman.

Tener nuevas rutinas te llena de energía y hace que el camino sea de bajada.

Asumo que no puedo cambiar la sociedad, readaptarme a ella en estos momentos tan extraños que han puesto muchos al límite.

De este año ya nada puede sorprender, esta receptivos al caos.

Con buena actitud los lugares mejoran y ofrecen el relax necesario

Batallas perdidas, retos superados, de todo un poco en una vida que va un ritmo vertiginoso, pero yo me empeño en robarle minutos de gloria.

Así fue mi día…