Una hora robada

Una vez más en horario de verano, el absurdo de querer ganar horas al día, pero la luz esta perfectamente distribuida.

Abril es mi mes preferido, ya no avanzaría más hacia el verano.

En Mayo hacia el hemisferio sur o quizás algún lugar alto de zonas no demasiado lejanas al Ecuador, viviendo en una primavera eterna.

Hace poco viendo una película de Netflix rodada en Cuzco me gusto el ambiente que reflejado. Buenas vibraciones, el cine es especialista en resaltar todo lo bueno, pero no hay que olvidar que los problemas viajan contigo.

Hablar por hablar, soñar con vidas que jamás tendrás, pero quizás la tuya propia la supere en algún aspecto.

La sencillez de tener un rato de tranquilidad, aislado para saborear tus pensamientos. Aislado del ruido exterior y dejando de escuchar los bloqueos de tu interior.

No hace falta ir muy lejos

Liberar la tensión acumulada en la rutina, no es fácil resistir la suma de esas pequeñas tensiones. Quizás no son tu responsabilidad, pero allí te toca estar.

Buscar la historia
Fortalezas…

2 comentarios sobre “Una hora robada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.